El chantaje catalanista, con el c. al aire

De “proceso delictivo”
tachó Bieito el columnista
el cuento catalanista
del Puigdemont “vivo” vivo.

Presentado éste en Cibeles
por la alcaldesa Carmena
en un mitin que dio pena
a prebostes y bedeles,

debemos tomar a cuenta
el infame despropósito
del citado autor, expósito
de esa memez incruenta.

A su lado, el bizco Oriol
(que solo ve la mitad
del “problemilla” español)
añadió con liviandad:

“Cataluña es soberana
porque a mí me da la gana
y porque en plano industrial
no encontramos otra igual”.

Toma y císcate, Mariano.
Despacito, despacito,
como acostumbra el precito,
vete y métele la mano.

(No te digo dónde. Ya
se da por supuesto, presi,
y es que un gol de los de Messi
te ha encajado por detrás).

De Puigdemont y Junqueras
todo es posible temer
y más si ganan de veras,
que acaso pudiera ser.

Por Apuleyo Soto

Loading...