El email prueba que Susana Díaz usa medios públicos para su campaña en el PSOE

La gestora del PSOE trató este miércoles a Susana Díaz como si ya fuera candidata al referirse al polémico acto con alcaldes que ha organizado el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero.

Por si fuera pequeño el lío en la familia socialista, ahora se cruzan las ganas de Díaz por cerrar bocas. Y resulta que la presidenta de la Junta de Andalucía no sólo ha decidido situarse ella misma en punta del ataque, sino que ha embarcado a su federación, a sus apoyos y al propio Caballero en una demostración de fuerza que algunos temen pueda tener un “final incierto”.

El sector oficialista del PSOE, en general, anda preocupado con el acto de este sábado con alcaldes y concejales socialistas en el pabellón de la Fundación ONCE.

Las baronías alineadas con la andaluza están reclamando desde hace días la asistencia de sus regidores, portavoces y ediles.

La convocatoria, que adjuntamos aquí en ESdiario, no sólo se hace en nombre del propio Caballero en su condición de jefe de la FEMP, sino que deja claro a través de emails y mensajes el objetivo último de recibir a Díaz en olor de multitudes.

Mezclar una institución pública en el intento de colocar a una aspirante a liderar el PSOE en una posición ventajosa en la salida de un proceso electoral interno resulta peliagudo. Susana es muy consciente de que el candidato del aparato -y el aparato es ella- corre el riesgo de quedar tocado ante un candidato que un amplio sector de la militancia percibe como antiestablishment. Y ello aunque Pedro Sánchez haya dividido el partido y lo haya puesto al borde de la bancarrota.

Por eso, cada movimiento de Sánchez dispara los nervios del susanismo. Tanto es así que se llega a la paradoja de lanzar una campaña en Twitter (en las horas previas al desembarco en Zaragoza, el pasado sábado, del ex secretario general) con el hashtag #LambanSiCumple.

¿Acaso la gestión del presidente aragonés Javier Lambán estaba en entredicho? Desde su puesta de largo en Dos Hermanas, demasiadas miradas asisten con una mezcla de estupor e incredulidad al tirón que ha evidenciado Sánchez entre las bases.

La clave de la consolidación de Díaz al cruzar Despeñaperros siempre pasará por su capacidad para desactivar el potente y visceral mensaje del “no es no” al PP. Algo que tal vez requiera de ella sobre todo sustancia, además de atraerse todo tipo de apoyos, respaldos, soportes y ayudas para su -todavía hipotético- salto nacional.

Y capacidad para rehacerse ante los contratiempos naturales en una carrera interna como la que vive el PSOE. De hecho, la todopoderosa Díaz buscó sin éxito atraerse a un sector joven del socialismo liderado, entre otros, por el alcalde de Soto del Real, Juan Lobato, planificando incluso para el pasado viernes día 3, según me consta, un acto en esa localidad madrileña.

Cierto: nunca llegó a anunciarse. Aunque sí estuvo en la programación del Palacio de San Telmo, por más que finalmente se cancelase, seguramente por el temor a un pinchazo de asistencia, que sólo sería visto como un síntoma de falta de músculo de la lideresa. De aquí a mayo la andaluza no va a tener desde luego ni un solo día de respiro. Y no lo va a tener fácil sin un obligado baño de realismo que entienda la mejor forma de sortear la suerte de piedras que va a encontrarse en su camino sobre todo cuando juegue fuera de casa.

De momento, la convocatoria del sábado le ha valido las críticas de uno de los aspirantes ya en liza para la cabeza del PSOE. El exlendakari Patxi López considera que si se hace un acto del partido “para dar una respuesta al Congreso del PP o al de Podemos” la voz que se oiga en él debe ser “del PSOE, no una voz parcial para hacer proselitismo de una candidatura”.

Pero fue más allá con su advertencia contra los “cálculos antiguos” en relación con el papel de los “aparatos” porque cree que, después de los procesos de primarias que ya se han dado, la militancia del PSOE está lo suficientemente madura “como para no obedecer consignas” y decidir libremente lo que considere mejor para el conjunto del partido.

Loading...