Eleonora Bruzual: ‘Amplio es el hastío y la rabia’

17

Otra vez aquí, señalando actores de una tragicomedia repartidos en dos bandos de histriones protagónicos aparentemente en conflicto y una millonaria pléyade de personajes colectivos víctimas principales de la ruin ambición que acompaña a los únicos culpables de lustros de horror que trajeron esta malaventura; y no es grato ni fácil, porque sencillamente este reparto de personajes protagónicos y sus guiones son eméticos.

Zarandean el aguante y conducen primero a la perplejidad ante tanta complicidad con la maldad y el sufrimiento infringido a los que pasaron a ser un número más en una estadística que ni les importa ni les conmisera y segundo al hartazgo y la rabia.

Lustros donde cada tanto tiempo ha salido una nueva franquicia, término que describe, según el diccionario y también los entendidos en la materia, ese permiso -y copio literal- “que le otorga a alguien los derechos para explotar un producto, una marca o una actividad. Esta concesión la puede dar una compañía a uno o más individuos en un área específica”, y qué más que lo que vemos: Arrancaron con la Coordinadora Democrática, después con la Mesa de la Unidad (MUD) que aún la mantienen y ahora con el rimbombante Frente Amplio Venezuela Libre.

Nuevo permiso que de acuerdo a sus rastreros intereses otorga esta narcotiranía asesina tan suertuda para recaudar cómplices que trabajan por su larga vida.

Y allí las mismas caras y los mismos malvados corazones sin prisa alguna para sacar de raíz esta peste que mata, que aturde, que enloquece. Las mismas caras yendo en cómodos viajes a contar lo que todo el mundo conoce, contar desde una farsa que no busca otra cosa que prolongar este ahogo.

Porque mientras cientos de miles de seres toman el incierto camino del destierro, unos en peligrosos vehículos y otros hasta caminando, ellos en gratas cabinas de primera clase de reconocidas líneas aéreas que ya ni siquiera tocan Venezuela, van como acaba de suceder, a contarle al canciller mexicano, Luis Videgaray, más que enterado y activamente dedicado a ayudarnos el mismo cuento sin final… Así este pasado viernes 9 de marzo Julio Borges; Carlos Vecchio y Tomás Guanipa en su autonombrada condición de líderes, le volvieron con la cantaleta de la “grave situación” en Venezuela y su rechazo al proceso electoral convocado para el 20 de mayo próximo, proceso electoral que claro que apoyan mientras los demócratas del mundo rechazan.

Imagino al canciller Videgaray escuchando por enésima vez la misma cantinela ahora referida al fulano Frente Amplio Venezuela Libre que por cierto resalto que no es tan amplio, ya que parece que en él no caben ni María Corina Machado, tampoco Antonio Ledezma, Enrique Aristeguieta Gramcko, Diego Arria y muchos otros que ni transamos ni callamos porque hacerlo es escupir sobre los muertos, reírnos del hambre de millones, de la lenta muerte de los que no tienen medicamentos, de los recién nacidos que a diario sucumben desnutridos y enfermos, de esos que seguro mientras escribo, van en un autobús con la ilusión de ser recibidos en otro país que les permita vivir con dignidad y rehacer los sueños.

Frente Amplio Venezuela Libre donde sí que tiene tribuna y lugar relevante Gabriela Ramírez, ex defensora del pueblo, esa que no olvidaremos jamás que dijo: “La tortura tiene un sentido, se emplea para obtener una confesión, se le inflige sufrimiento físico para obtener una confesión”, y ese mismo año 2014 donde tantos inocentes murieron en manifestaciones y protestas, la infame aseguró “En Venezuela hay un Estado de derecho en pleno funcionamiento”, y claro, sacudir la memoria sobre las responsabilidades de esta mujer en los crímenes de una tiranía que ya lleva 19 años y de la cual ha sido integrante y defensora.

Recordar cuando llamó “Colectivos de paz” a las hordas de malandros asesinos que el régimen lanza sobre los opositores. Recordar sus palabras ese mismo sangriento 2014 cuyas víctimas continúan esperando justicia y por las que ella no hizo nada, mientras de los malandros oficialistas aseguró que existía una ” campaña de discriminación y criminalización contra los colectivos del país, y que ésta es muy similar a lo sucedido durante el golpe de Estado en 2002 contra los Círculos Bolivarianos”.

Vergonzoso ritornello que me llevó a recordar cuando en octubre de 2017 Henrique Capriles declaró: “Mientras esté en la Unidad el señor Ramos Allup, yo no voy a seguir en esa Mesa”, pero allí están los dos, como otros tantos descarados hipócritas, activos en la traición a la ciudadanía.

[email protected] / @eleonorabruzual / http://www.gentiuno.com/