Las caras de la resistencia

Venezuela va a los 60 días de protestas que en algunos casos se ha traducido en resistencia o desobediencia civil como son los casos de Táchira y Altos Mirandinos.

Los Gochos, como se autodenominan los tachirenses, son reservados pero tienen tradición presidencial: Juan Vicente Gómez, Eleazar López Contreras, Isaías Medina Angarita, Marcos Pérez Jimémez y Carlos Andrés Pérez.

En esta coyuntura comenzaron desafiando el poder regional y luego el poder central. Para aplacarlos el presidente Maduro ordenó el envío de 2000 efectivos de la Guardia Nacional. Y el gobernador José Vielma Mora amenazó a los productores con quietarles maquinarias y confiscarles las fincas si participan en las manifestaciones.

En los Altos Mirandinos la protesta no es nueva. Sólo que esta vez cambió de expresión. El liderazgo de Hugo Chávez logró llevar a la gobernación a Diosdado Cabello y salió a punta de votos. Ganó Henrique Capriles Radonski, a quien -como a Antonio Ledezma en la Gran Caracas- le quitaron recursos, nombraron un súper gobernador y finalmente lo inhabilitaron por 15 años para ejercer cualquier cargo político.

Capriles Radonski y Leopoldo López son las figuras con más aceptación para la Presidencia de la República. López está preso y Capriles Radonski inhabilitado pero activo en las protestas internas y externas.

En lo externo buscan neutralizarlo anulándole el pasaporte; en lo interno, permitiendo y hasta promoviendo saqueos en los comercios de Altos Mirandinos por parte de grupos paramilitares para así desacreditarlo ante los electores.

Los Salias y Carrizal son municipios de Altos Mirandinos. En ambos se han producido fuertes enfrentamientos con la Guardia Nacional. En Carrizal, el pasado viernes 19, grupos de resistencia se apoderaron de un camión militar, lo exhibieron como trofeo y lo quemaron. El hecho fue difundido por las redes sociales, en algunos casos con un tono de voz que evidenciaba emoción juvenil. En otros, parecía denotar pesadumbre: “lamentablemente… los tres soldados que cuidaban el camión… están vivos…”

En Los Salias, los vecinos apoyaban con alimentos y agua potable a “la resistencia” -que hasta tiene un himno-. Es un grupo formado por personas de diferentes edades, incluyendo adolescentes. Los mayores dan argumentos políticos para lo que hacen. Otros se justifican diciendo: “por una mejor Venezuela”; “no tengo nada que perder y mucho que ganar”. Los más jóvenes denotan emoción. Sienten que están en algo importante.

En medio de esta situación hay quienes con angustia se preguntan ¿hasta cuándo? O dicen que quieren la salida de Maduro “pero si no trabajo no como”. Es la otra cara de la resistencia. La que se mueve en medio de comercios que abren en horarios imprevistos, sin transporte interno y con las estaciones de servicio sin gasolina.

Enrique Rondón Nieto

Loading...