‘Nada’ Colau esconde sus enormes carencias y supina incompentencia con gestos para la foto

44

Admite ‘El País’ en su editorial de este seis de marzo de 2018 que seguramente tiene razón el primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, cuando afirma que “el colonialismo y la esclavitud son de los peores productos de la especie humana”.

Lo que ya no resulta tan claro es que retirar de una plaza la estatua de un empresario catalán -Antonio López, marqués de Comillas-, que hizo dinero como negrero en el siglo XIX, sea “un acto de reparación”.

Y se pregunta el diario del Grupo PRISA:

¿Qué viene a reparar y a quiénes repara, y por qué precisamente ahora? Es evidente que se trata de un gesto simbólico, ¿pero por qué éste y no otro?

Si se hurgara metódicamente desde la perspectiva de una sociedad que se cree moralmente superior por haber proclamado la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y siempre con ese afán de reparación,no quedarían demasiados próceres sobre sus respectivas peanas.

Como el pasado está lleno de horrores, lo que habría que preguntarles a Ada Colau y a Pisarello y a cuantos celebran estas amables representaciones es hasta dónde van a llegar y si pueden garantizar que, cumplida su tarea, Barcelona va a quedar limpia de cualquier mácula que ensucie su radiante presente.

La retirada de la estatua se realizó en un clima festivo, como no podía ser de otra manera -¿hay acaso alguien que apoye la esclavitud?-, pero lo que importa es la forma de gestionar los problemas de unas sociedades cada vez más complejas y cada vez más ideologizadas.

¿Tiene sentido que los políticos se ocupen de arreglar el pasado cada vez que, incapaces de gobernar el presente, necesitan establecer vínculos emocionales con sus potenciales votantes?

Desde que llegó al Ayuntamiento, Colau no ha dejado de realizar gestos simbólicos -se estrenó retirando un busto de Juan Carlos I- y provocadores.

Su querencia por agradar a los suyos es, lamentablemente, tan grande como la falta de consistencia de su proyecto político. Un día cualquiera los barceloneses se hartarán de tantas cortinas de humo.