Inicio Opinión Rato y el Banco de España, por Antonio Franco

Rato y el Banco de España, por Antonio Franco

Temo que tendremos que esperar unos cuantos años para conocer la verdad de dos de los acontecimientos que más contribuyeron a la crisis económica que ha desangrado a los trabajadores y a la clase media de este país sumergiéndonos en la precarización como sistema de vida y el ‘austericidio’ como biblia impuesta desde el poder político. Tanto el hundimiento general de las cajas de ahorros y la salvación artificial ‘in extremis’ de los bancos, como la guinda específica del desastroso ‘caso Bankia’ se parcheó con dinero público. Se salvó a las entidades financieras privadas con el compromiso, naturalmente incumplido, de que devolverían el dinero recortado a la sanidad, la enseñanza, las políticas sociales y las infraestructuras.

Pero no les aconsejo hacerse ilusiones. De momento la política y la justicia hablan del tema pero ni lo aclaran ni parecen tener el menor interés por explicarnos hasta el final el papel del Banco de España en esos  lances. Y si no se aclara lo del Banco de España no sabremos la verdad. Tenía que haber vigilado y no vigiló, tenía que haber controlado a través de normativas consistentes y no controló, y tenía que haber intervenido ante las prácticas de capitalismo de casino que efectuaron muchas entidades financieras y no lo hizo.

Entretodos

Rodrigo Rato se defiende ante el tribunal que juzga las irregularidades en la salida a bolsa de Bankia como si fuese inocente. Veremos. Cuesta creer que un exvicepresidente económico y exdirector del Fondo Monetario Internacional desconociese lo que hacía mientras tocaba sonriente la famosa campanita. Quizá pensaba que el sistema le echaría una mano y resolvería el desaguisado disimulándolo diciendo que la crisis era mundial. Está demostrado que Bankia engañó a sus clientes. Pero también que la inspección del Banco de España captó el bluf y lo denunció a sus superiores anunciándole lo que vendría después: pérdidas multimillonarias para los contribuyentes y necesidad de nacionalizar la entidad. El máximo responsable del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que no hizo caso a los expertos por razones que solo él sabe, no se sienta en el banquillo. A la vista de ello no es nada seguro que los responsables paguen, máxime después de que los ‘no responsables’, el país entero, ya lo hemos hecho por ellos.

El capitalismo español no es eficiente pero sí listo. ¿Conocen la lista de instituciones y empresas que han estado alimentando la fundación FAES, que preside José María Aznar? Hay quien sabe cubrirse las espaldas por si acaso. El Gobierno de Rajoy le dio seis millones en los años de más recortes. También pasó por taquilla la Generalitat. Y Acciona, Ferrovial, Iberdrola, Gas Natural, Google Spain, Sacyr, Mercadona, El Corte Inglés, la ACS de Florentino, Philip Morris, BBVA, La Caixa, Santander… Son más que un club.