Todos a votar

Seguimos con el culebrón del referéndum catalán. Quizás si fuese televisivo, sería la joya de la corona de la telebasura.

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) se ha cansado de proclamarlo, y estos días uno de sus destacados dirigentes lo ha repetido públicamente, que si habrá votación. Nadie dude de que lo tengan todo cuidadosamente calculado y programado.

Ese dirigente ha comentado las tres victorias que los secesionistas esperan obtener. La segunda es que vote el 50 % del censo, pues si así ocurre, con tal de tener el 51 % de votos a favor, estarán legitimados por la voluntad popular para proclamar y de hecho proclamarán la independencia de Cataluña.

El 51 % del 50 % son el 25,50 % del censo electoral. Me pregunto si alguien puede mantener que un apoyo del 25,50 % de los ciudadanos, supone una legitimación por parte de la voluntad popular. O no está en su sano juicio, o considera que gran parte de la población no da el coeficiente intelectual mínimo, o se burla de todos.

De ahí el encabezado de este comentario. Tiene que votar, ¿quiénes? Todos los catalanes no independentistas el próximo día 1 de octubre. Ya sé que según el gobierno no habrá referéndum, ni consulta, ni nada. Desearía que así fuese, pero dados los antecedentes, mucho me temo que si habrá urnas.
Un importante partido ha manifestado públicamente que no las quiere, pero que cree que las habrá. También, a título individual, uno de sus máximos dirigentes, aunque solo les da el valor de un simple recuento de votos.

Nada de lo anterior tendría que preocuparnos si todos los catalanes no secesionistas fuesen a votar. El dirigente de la ANC está convencido de que los independentistas irán a votar en masa, y que muchos de los no independentistas no irán. Recordemos lo que pasó el 9 de noviembre de 2014.

¿Cuál es la solución? Muy sencilla, que los no independentistas sean conscientes de su responsabilidad y vayan a votar. Que recuerden el viejo adagio “ayúdate para que te ayuden”. No creo que sea un gran sacrificio, dado lo que se juegan principalmente ellos y también el resto de los españoles, que dediquen, como mucho un par de horas de un domingo, a votar. Si lo hacen masivamente, como lo harán sus adversarios, el “no” triunfará por gran mayoría y el independentismo quedará desarbolado. Por eso repito ¡vayan a votar! El no hacerlo, aunque sea como señal de desacuerdo o protesta es un gran error, el error que están esperando y en el que confían los independentistas.

Las cosas se saben como empiezan, pero no como acaban. Si con tan solo un 25, 50 % de votos censales proclaman la independencia, nadie sabe lo que puede pasar, no soy catastrofista, soy realista. Solo hay que dar un repaso a la historia. Y si pasa algo, no lo deseo ni mucho menos, pero es una posibilidad real a tener en cuenta, los primeros que sufrirán las consecuencias serán los catalanes leales a España.

Se lo pido otra vez, ¡catalanes no independentistas!, si por desgracia hay urnas, ¡Todos en masa a votar!

Loading...