Inicio Opinión Y el Madrid, qué, campeón de Europa ¿no?, por Emilio Pérez de...

Y el Madrid, qué, campeón de Europa ¿no?, por Emilio Pérez de Rozas

Y, en el anuncio televisivo, aparece el pastor y le pregunta al turista de la montaña “¿y el Madrid, qué, otra vez campeón de Europa, no?” Y el Real Madrid, sí, volvió a ser campeón de Europa.

Entre otras razones porque el fútbol, que tiene ese punto de incertidumbre, duda, pasión, gloria y ruina en 25 segundos, sigue siendo, por mucho, el deporte más injusto del mundo.

En cualquier otro juego con balón por medio, el partido de anoche en el precioso Johan Cruyff Stadium, la cuna de los jugones, este partido hubiese sido 120-85 en baloncesto, 34-22 en balonmano, 16-9 en waterpolo, 25-15, 25-13 y 25-16 en voleibol, 9-2 en hockey sobre patines y 7-3 en hockey sobre hierba.

Salvados por el VAR

Al pastor y a todos los que presumen, con razón, de que el Real Madrid vuelve a ser el favorito para ganar la Champions, no solo habrá que recordarle, el próximo 1 de junio, a las 23.00 horas, cuando levante la ‘orejona’ en el Wanda Metropolitano, que mereció caer, y por mucho, por ejemplo, por 5-2, en Amsterdam, sino que, también, también, tuvo el honor de inaugurar el VAR de la Champions con una decisión a favor. Otro detalle que entra en la normalidad de la historia campeona del Real Madrid.

Todos, absolutamente todos, los campeones de Europa, no importa el año y, ni siquiera, los buenos, regulares o malos adversarios que se crucen en su camino, siempre, siempre, tuvieron, sufrieron, un partido, ni siquiera una eliminatoria, no, no, un partido, en el que merecieron caer eliminados o, como poco, entrar en dificultades suficientes como para sufrir un desastre.

Falta de gol

El Real Madrid de Vinicius (¡enorme jugadón el suyo en el primer gol de Benzema!), el Real Madrid de Benzema, el Real Madrid de Solari, recibió anoche un baño de fútbol sin goles. Con Benzema vestido con la franja roja del Ajax, el resultado hubiese sido escandaloso…para los holandeses, que meten goles pero no golean, entre otras razones porque intentan llevar el arte de tocar, tocar, tocar, tocar, tocar, tocar y más tocar, más tocar, más tocar hasta debajo del larguero…si pueden.

Y ya se sabe que cuando el pequeño, el joven, el novato, el atrevido, el sin freno, el desparpajo, la furia, las ganas, el toque, audaz, osado y vigoroso no marca, el viejo, el sabio, el experto, el otra vez campeón ¿no? te mata en dos jugadas. O tres. Por eso, si el Real Madrid no perdió anoche por 5-2 es que el pastor volverá a tener razón.