Disminuye la victimización y la percepción de inseguridad

César Martinez

César Martinez

Si solo tomamos en cuenta los resultados del último informe de seguridad ciudadana del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), veremos que hay una ligera disminución de la percepción de inseguridad y de la victimización. Claro, eso es lo objetivo, lo frío, lo que dicen los números, porque gran parte de la ciudadanía, así como diversos especialistas, tienen otra opinión.

El estudio, también, ha dado cuenta de otra realidad: que los delincuentes actúan con mayor violencia, con ferocidad y hasta son capaces de matar por un celular. Esto se refleja en que el 10.4% de ciudadanos mayores de 15 años que fueron víctimas de algún delito –entre noviembre 2016-abril 2017– afirmó que los hampones portaban armas de fuego. En un anterior periodo (noviembre 2015-abril 2016), el resultado de la encuesta –al respecto– fue 7.4%.

El congresista de Peruanos por el Kambio (PpK) Gino Costa consideró que las cifras de percepción de inseguridad aún son altas y que se encuentran lejos de los objetivos que se plantearon durante la campaña presidencial. Pero cree que en estos diez meses se ha hecho bastante.


Costa resaltó que el Ministerio del Interior –a cargo de Carlos Basombrío– ha trabajado bien en la inteligencia, en la desarticulación de grandes bandas –gracias a los megaoperativos– y en la implementación del programa Barrio Seguro.

Sin embargo, señaló que aún hay mucho por hacer. Una de las tareas pendientes, afirmó, es incrementar el patrullaje en las calles, que son el escenario de los delitos (los más recurrentes y que generan más inseguridad).

Por su parte, Arturo Huay-talla, especialista en temas de seguridad del Instituto de Defensa Legal (IDL), recalcó que en este periodo se ha avanzado mucho en comparación con gestiones anteriores, sobre todo en la persecución del delito y en “darle vuelta a la inseguridad” (que la delincuencia se sienta insegura).

No obstante, señaló que el tema pendiente es la reforma policial, que empezó con el pase a retiro de oficiales. “La ciudadanía tiene que tener una Policía más cerca, que resuelva sus problemas cotidianos, que capture delincuentes de su zona y que le haga caso cuando va a hacer una denuncia”, sostuvo.

Otro asunto en el que, desde su punto de vista, se ha retrocedido, es el retorno de los agentes al cuidado de determinadas instituciones privadas.

Indicó que la reducción de la percepción de inseguridad se encuentra dentro del margen de error y que el índice de victimización viene disminuyendo desde hace años. “No me atrevería a decir que es un logro de esta gestión”, manifestó.

Huaytalla refirió, también, que la criminalidad es cada vez más violenta, lo que se refleja en el aumento de los homicidios, sobre todo por la presencia de la extorsión y el sicariato.

Por su parte, el ex director de la Policía Nacional, general PNP ® Luis Montoya, sostuvo que esta gestión tiene poco que mostrar. Criticó la baja de policías, indicó que el terrorismo está avanzando, que la guerra contra el narcotráfico se está perdiendo, que los delincuentes caminan solos por las calles –sin nadie que se les enfrente– y que muchas de las políticas que se aplican vienen de gestiones anteriores.

Por último, Leonardo Caparrós, jefe del Gabinete de Asesores del Ministerio del Interior, dijo que la percepción de inseguridad no ha variado pero que hubo una baja en la victimización.

Resaltó que un reto por cumplir es lo que ha denominado “la revolución de las comisarías”. Esto implica más presencia policial en las calles.



Ricardo valdés – Viceministro del Interior (Análisis)

Estamos trabajando en muchas líneas en paralelo. Estamos apoyando internamente a la Policía, estamos generando herramientas para prevenir el delito, hemos fortalecido las comisarías. Nosotros encontramos 38 mil agentes en las comisarías, ahora tenemos 44 mil. En julio vamos a sacar seis mil policías más para fortalecer la seguridad. Venimos realizando megaoperativos, fortalecimos el sistema de recompensas, iniciamos Barrio Seguro. Todo esto está llevando a que la curva (de victimización y de percepción de inseguridad) esté disminuyendo. No consideramos que el incremento de denuncias sea malo. Eso quiere decir que la confianza en la PNP está creciendo. Queremos incrementar las denuncias, porque son importantes para elaborar el mapa del delito. Es difícil bajar la percepción de inseguridad porque intervienen varios factores. Si vemos la TV, ojeamos los periódicos o si algún familiar ha sido víctima de un delito, todo eso contribuye. La difusión de las imágenes que captan las cámaras de seguridad hace que el público se sienta vulnerable.

Tenga en cuenta

  • Las bancadas Fuerza Popular y Apra presentaron una moción para interpelar al ministro del Interior, Carlos Basombrío.
  • El Ministerio del Interior invertirá más de S/122 millones para mejorar 380 comisarías.
  • El general PNP ® Luis Montoya sostuvo que la seguridad pública está en cuidados intensivos y, como tal, se le debe de dotar de recursos.
  • En tanto, Leonardo Caparrós manifestó que el objetivo del ministerio no es acabar con la delincuencia, sino hacer que el costo de ser criminal sea alto.

Te puede interesar


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

Loading...