Lluvias e inundaciones causaron erosión en centros arqueológicos [Infografía]

Las fuertes lluvias y huaicos que azotaron el norte del país en marzo pasado no solo dejaron su estela de muerte y destrucción afectando a más de 100 mil personas, también representaron un grave peligro para nuestro patrimonio histórico. Según reveló a Perú21 el arqueólogo Walter Alva, lugares como la zona monumental de Batán Grande, en el Santuario Histórico Bosque de Pómac, y el complejo arqueológico de Túcume, ambos en Lambayeque, fueron seriamente afectados por el fenómeno natural denominado El Niño costero.

“Todos los centros arqueológicos del norte han sufrido una fuerte erosión en su arquitectura luego de los aguaceros, aludes y desbordes de ríos. Eso no lo podemos negar. Por ejemplo, en Pómac, la crecida del río La Leche ha deteriorado las paredes de algunas pirámides. Sin embargo, no hay pérdidas dramáticas. En tanto, en Túcume, el fuerte caudal ingresó al museo de sitio y destruyó la parte antigua e inundó los depósitos”, dice el descubridor del Señor de Sipán.

Daños en Pómac

Esto lo confirmó a este diario el arqueólogo Carlos Elera, presidente del Comité del Santuario Histórico Bosque de Pómac. “En esta zona, el caudal del río La Leche se quintuplicó debido a las tormentas que cayeron sobre la provincia de Lambayeque. Ello ocasionó perjuicios en caminos, arrasó necrópolis y estropeó la arquitectura de huacas como Las Ventanas y La Merced, esta última el núcleo de la cultura Sicán”, precisa Elera.

Agregó que el peligro no ha pasado porque, afirma, el río La Leche está buscando su cauce original, lo que pondría en peligro más monumentos arqueológicos en Pómac. “Urge prevenir este desastre en el santuario”, sostiene.

Impacto moderado

Por su parte, Jorge Arrunátegui Gadea, viceministro de Patrimonio Cultural, manifestó a Perú21 que el impacto de El Niño costero sobre los vestigios arqueológicos en el norte fue moderado debido a los trabajos de prevención que se ejecutaron entre 2014 y 2015.

“Entre esos años se invirtió 22 millones de soles para prevenir eventuales daños en 62 monumentos entre Tumbes y Áncash. Actualmente estamos esperando un informe de la Unesco, luego de que una misión internacional de ese organismo evaluara el impacto de las lluvias y huaicos sobre nuestro patrimonio”, dice Arrunátegui.

Sobre los daños en los recintos arqueológicos de Lambayeque mencionados por los arqueólogos Alva y Elera debido al desborde del río La Leche, Arrunátegui reconoce que la parte antigua del museo de Túcume fue afectada y que, en el peor momento de la emergencia, las pirámides del Santuario Histórico Bosque de Pómac sí estuvieron en peligro, pero que, gracias a la rápida reacción del Gobierno Regional de Lambayeque y del Ejecutivo, se pudo evitar su destrucción.

“Se intervino la zona rápidamente colocando defensas ribereñas y cobertores”, indicó el viceministro.

Sirvieron de refugio

Asimismo, sostuvo que otro factor que contribuyó a mitigar los daños en los complejos arqueológicos del norte es porque estos se ubican en zonas altas y fuera de los cauces de los ríos.

“Un ejemplo es Narihualá, situado en el turístico distrito de Catacaos, en Piura. Incluso, allí, los trabajos de prevención permitieron que la población local use el sitio como refugio ante las inundaciones y lluvias que los afectaron”, aseveró Arrunátegui.


Tenga en cuenta

  • Los museos del norte no sufrieron mayores daños ante las lluvias gracias a sus sistemas de drenaje pluvial, informó el Ministerio de Cultura. Sin embargo, las vías de acceso hacia los mismos sí resultaron afectadas. Por ello, algunos como los de Sicán y Sechín, tuvieron que cerrar uno o dos días. Las precipitaciones y la activación de la quebrada San Ildefonso dañaron el Centro Histórico de Trujillo, en La Libertad.
  • El Santuario Histórico Bosque de Pómac se ubica en el distrito de Pítipo, provincia de Ferreñafe, en el departamento de Lambayeque.
  • El Ministerio de Cultura informó que los mayores daños en los recintos prehispánicos se dieron por la invasión de los residentes aledaños. “Muchos buscaron refugiarse allí ante los aguaceros e inundaciones”, dijo el viceministro de Cultura y Patrimonio, Jorge Arrunátegui.
  • Al menos tres tramos de la vía que conduce al corazón del Santuario Histórico Bosque de Pómac resultaron inundados por el desborde del río La Leche.

Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

Loading...