Mujer.21: María Quintana, la señora de la química [Fotos y Video]

María Esther Quintana nació con el deseo de conocer cómo funcionan las cosas a su alrededor. Esa curiosidad fue la base para obtener grandes logros en su vida.

“Mi padre era médico y traía constantemente muestras médicas a casa. Para mí eran sustancias valiosas. Desde los seis años hacía mezclas con ellas y se las ponía a las plantas. En una oportunidad llegué a darle a mi hermano y mis padres se molestaron conmigo. Era obediente pero muy traviesa”. Los ojos de María recorren el pasado.

Esta innata curiosidad creció dentro de ella y la llevó a convertirse en una conspicua investigadora y doctora en Química, título obtenido en cooperación entre la Universidad de Upsala (Suecia) y la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

Quintana se desempeñó como jefa del área de control de calidad de una prestigiosa minera hasta que conoció el amor. Se casó, tuvo dos hijas, y por ellas dejó la carrera para ser madre a tiempo completo.

Ocho años después, la curiosidad que pensaba extinta despertó. Esta vez decidió dedicarse a la investigación y la docencia en el área de Física en su alma máter: la UNI. Se especializó en nanomateriales (materiales que se encuentran en tamaños diminutos). Investigó sobre las celdas solares del estado sólido. Hoy trabaja en la fabricación de grafeno (película de átomos de carbono).

“Ahora se están utilizando los nanomateriales para diferentes áreas. Por ejemplo, algunas esponjas para lavar las vajillas tienen nanopartículas de cobre usadas para matar microorganismos. Incluso se aplica en los celulares, por eso van disminuyendo de tamaño”, explica la investigadora.
“En el caso de las películas de grafeno, las podemos aplicar en la descontaminación de agua, en dispositivos lumínicos, celdas solares y en baterías de celulares o laptops”, añade.

María Esther nota que la presencia de la mujer en el área de Ingeniería Física y Mecánica es reducida, y ella tiene una explicación: “Hay ciertos prototipos que van marcando a los pequeños. Las niñas juegan con muñecas y los niños con carritos, y creces con esa idea. En el colegio también hay esa tendencia. A las chicas las mandan a hacer costura y a los chicos carpintería o electrónica. Esto te encasilla hacia un camino”, reconoce la ingeniera.
Aconseja a las mujeres a dedicarse a lo que aman y ser constantes para llegar a sus objetivos, y además a “quererse mucho”.

Loading...