Nadie podrá ejecutar obras en la avenida Javier Prado

10
César Martinez

César Martinez

Atrapados. Así es como se sienten miles de choferes y pasajeros que, en hora punta, tienen que hacer frente al caótico tráfico de la avenida Javier Prado . Pero atrapada, también, podría quedar la solución a este complicado problema debido a la decisión –unilateral– de la Municipalidad de Lima de cancelar la iniciativa privada que proyectaba la modernización de esta importante arteria.

¿Cómo así? Tras la decisión de la comuna metropolitana –que fuera anunciada por el burgomaestre Luis Castañeda–, el consorcio que se adjudicó la administración de la vía –en este caso, Consorcio Javier Prado, integrado por Graña y Montero– podría recurrir al Poder Judicial o a un arbitraje.
Hasta que esto no se solucione, nadie –ni Lima ni el Ministerio de Transportes o el sector privado– podrá hacer nada, advirtió el abogado Julio César Castiglioni, especialista en derecho municipal. Es decir, no se podría ampliar la pista, colocar semáforos o construir el by-pass en el óvalo Monitor que anunciara Castañeda.

“Es una decisión poco inteligente, porque no se va a poder hacer nada en el futuro. Son decisiones desesperadas del alcalde. Hay que tomar en cuenta que, más allá de la demanda que se presentará, estas nuevas obras deben contar con presupuesto, con código SNIP, con expediente técnico, lo que dudo pueda hacer en el año y medio que le queda de gestión”, recalcó.

Recordó que entre 1999 y 2005 se presentó una situación similar que, finalmente, acabó judicializada, donde se terminó dando la razón al Consorcio Javier Prado. Indicó, asimismo, que en la gestión de la ex alcaldesa de Lima Susana Villarán hubo una intención de sacar adelante el proyecto, pero este quedó trabado por el Ministerio de Economía.

Al respecto, Pablo Secada, economista y ex regidor metropolitano, recalcó que esta iniciativa quedó paralizada desde la gestión de Alberto Andrade y que era toda una novedad, pues era una obra autosostenible. “Lo que Castañeda dice es mentira. Graña no tiene ningún problema. El que se ha parado de la mesa (de negociación) es él”, dijo.

Indicó que lo que quiere hacer el alcalde son tres o cuatro obras, cuando lo que se proponía era la ampliación de la avenida Javier Prado, con una serie de trabajos complementarios, que incluían una zanja techada por gran parte de la pista que cruzaría San Isidro, el telepeaje, carriles para buses y hasta la posible excavación de un ducto para el futuro tren.

Por su parte, el regidor metropolitano Hernán Núñez aseguró que los planes anunciados por Castañeda no resolverán el caos en la avenida Javier Prado. “Se tendría que hacer un estudio técnico previo de circulación, salvo que lo quiera hacer al caballazo. Además, el by-pass en el óvalo Monitor ya estaba contemplado en el proyecto inicial”, refirió.

Informó que ha solicitado una nueva votación en el Concejo Metropolitano para reconsiderar la cancelación de la iniciativa privada, que fuera adjudicada en el año 1998.

Tenga en cuenta

Alcalde Castañeda indicó que medida servirá para recuperar la avenida Javier Prado para los limeños.

  • En tanto, Graña y Montero desmintió que haya incumplido los acuerdos alcanzados con Lima.
  • Aclaró que el contrato no se ha firmado por los “cambios en los planes y prioridades” del municipio.
  • El alcalde de La Molina, Juan Carlos Zurek, pidió que se priorice la construcción del by-pass en el óvalo Monitor.

Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.