Centro Esther Koplowitz, un referente en investigación

En la imagen, una zona de laboratorios del CEK

En la imagen, una zona de laboratorios del CEK

idibaps

Sólo han pasado siete años desde que se creara el Centro Esther Koplowitz (CEK), no sólo fue la construcción de un edificio cuyo presupuesto superaba los 15 millones de euros, sino que significó el mecenazgo más importante a la investigación científica hecho en España, y uno de los mayores de Europa. En él, unos 400 investigadores desarrollan importantes avances biomédicos con un impacto directo en la calidad de vida de los pacientes. La donación de la Fundación a la que dio nombre el edificio cosecha frutos y éxitos gracias a esta inversión inicial.

El centro se encuentra en la Ciudad Condal, y se ha convertido en una referencia a nivel internacional por sus publicaciones y por sus trabajos en colaboración con prestigiosas instituciones extranjeras. Esto resulta posible gracias a su innovación tecnológica de vanguardia y, sobre todo, a la calidad de los profesionales que allí trabajan, que en estos momentos desarrollan más de 40 grandes investigaciones. Inaugurado el 4 de octubre de 2010, se ha convertido en el ejemplo de la colaboración público-privada en el campo de la investigación clínica y traslacional y todo gracias al compromiso de la Fundación Esther Koplowitz. «Lo que hizo Esther Koplowitz fue una cosa muy importante, construyó un centro de investigación, fue una donación muy significativa, y ha hecho mucho por la investigación del Hospital Clínic», explica a EP el doctor Vicente Arroyo, quien fuera director del centro en sus inicios.

La institución, en la que ya se han generado más de 500 artículos científicos en prestigiosas revistas internacionales, acoge a cerca de 400 investigadores del Hospital Clínic de Barcelona, la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona y el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que unen sus esfuerzos en el marco del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (Idibaps), y el Instituto de Salud Global (IsGlobal). La idea de construir un centro surgió de unas «necesidades tremendas» de espacio para investigación que tenía el Hospital Clínic; no hay que olvidar que, desde el punto de vista científico, su labor investigadora es una de las más productivas de España. Aunque puede pensarse que es una exageración, «antes la investigación se hacía en condiciones pésimas», explica Arroyo.

Proyectos

El CEK se encuentra orientado a investigar enfermedades. Sus trabajos abordan la investigación traslacional y clínica con seis líneas principales de trabajo: oncología, diabetes y trastornos metabólicos, enfermedades digestivas; infecciones bacterianas y procesos infecciosos; inmunología y enfermedades autoinmunes y riesgo cardiovascular. En los más de 14.000 metros cuadrados de que dispone el Centro Esther Koplowitz y en los que se alberga la tecnología más puntera, trabajan 19 equipos de acreditados investigadores con más de 300 profesionales con dedicación exclusiva.

Hay dos áreas de investigación por planta con capacidad para 30 investigadores cada una. Dispone de un biobanco propio y de plataformas científicas en las plantas subterráneas de las que se sirven todos los científicos. Cabe destacar la disposición de estas grandes plataformas dedicadas a la Bioestadística, Separación Celular, Análisis de Imagen y Transcriptómica. Gracias al trabajo que aquí se realiza hay que subrayar la potente investigación oncológica, con nombres tan relevantes como Antonio Castells, Jordi Bruix y Aleix Prat, entre otros. Destacan las líneas de trabajo hepáticas de Xavier Forns y Jaume Bosch. Recientemente, han visto la luz los resultados del grupo de trabajo de VIH, dirigido por Josep Mallolas, en conjunto con el equipo del doctor Bonaventura Clotet, del IrsiCaixa, para el diseño y la puesta en práctica de la primera vacuna terapéutica contra el sida. En el ámbito de las colaboraciones resulta interesante destacar trabajos junto al MD Anderson Cancer Center de Houston y centros de investigación en Israel, entre otros.

Otra de las investigaciones más relevantes es el desarrollo de la vacuna candidata más prometedora frente a la malaria que ha demostrado evidencias de protección, en el cual los investigadores del IsGlobal que trabajan desde el CEK han tenido una parte importante en su desarrollo. Desde el centro también se trabaja en resistencias antibacterianas, con la búsqueda de nuevos antibióticos y nuevos abordajes. Además hay pequeñas investigaciones en chagas y la leishmania.

Resultados

Todo el desarrollo que se lleva a cabo en el centro está orientado a dar respuestas tangibles, más allá del conocimiento científico, con un impacto directo en la salud de los pacientes. Los resultados obtenidos por los investigadores en el CEK han generado cuatro patentes para aplicar diagnóstico y control de enfermedades, y han establecido tres acuerdos de licencia. Los profesionales han recibido recursos competitivos y contratos de distintas entidades públicas y privadas, entre ellas del proyecto Genoma para el estudio de la leucemia linfática crónica, con una captación global anual de 25 millones de euros, todos ellos invertidos en la generación de proyectos de investigación. Además, dos científicos del CEK han obtenido un «Consolidator Grant» de la European Research Council (ERC), ambos dotados con dos millones de euros. El primero, dedicado al estudio de mecanismos neuronales y el segundo, al estudio de las poblaciones de neuronas que regulan el estatus energético del organismo. En relación a los investigadores, la institución está acreditada desde 2014 con el sello de excelencia, por lo que se refiere a la gestión de recursos humanos, HR Excellence in Research otorgado por la Unión Europea. Este sello implica que el instituto implementa las políticas científicas y prácticas que se recogen en la carta europea del investigador y en el código de buenas prácticas. Asimismo, los investigadores han publicado 712 artículos con un gran impacto internacional.

«»

La Fundación Esther Koplowitz también ha llevado a cabo importantes apoyos en casi todos los ámbitos de la geografía española. En el campo de la investigación ha promovido, desde su creación, acciones relacionadas con la investigación científica, pero primando siempre aquellos proyectos que tengan un mayor impacto en la mejora de vida de las personas. Muchos de ellos han sido clave para la asistencia de los pacientes . Como las aportaciones realizadas para la construcción del centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra. También cabe destacar las mejoras que se han hecho tangibles en la Fundación del Hospital Clínic de Barcelona y su campus. En la capital española, sobresale la donación del robot Da Vinci al Hospital Universitario Clínico San Carlos, uno de los primeros en llegar a nuestro país, que ha intervenido a más de mil pacientes. En el Hospital Gregorio Marañón hizo posible la mejora de la Unidad de Psiquiatría Infantil, en la que la construcción de una terraza da calidad de vida a los pequeños allí ingresados.

Loading...