Detectan que una quimioterapia para curar el cáncer de mama puede provocar metástasis en los pulmones

Publicado 21/08/2017 7:14:40CET

   MADRID, 21 Ago. (EUROPA PRESS) –

   Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (Estados Unidos) han descubierto en ratones que la quimioterapia paclitaxel, utilizada para tratar el cáncer de mama, puede provocar metástasis en los pulmones. Y es que, este tratamiento desencadena una variedad de cambios a nivel molecular que permiten a las células de cáncer de mama escapar del tumor y propagarse al pulmón.

   “Que la quimioterapia puede promover paradójicamente la progresión del cáncer es una revelación emergente en la investigación del cáncer. Sin embargo, un nivel molecular de comprensión de este devastador efecto no está claro”, ha comentado el autor principal, Tsonwin Hai, cuyo trabajo ha sido publicado en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’.

    Los cambios en el tumor y el pulmón documentados en el estudio dependen de un gen llamado Atf3, que se activa mediante el estrés. En los datos en personas, los investigadores encontraron mayor expresión de genes Atf3 en pacientes que recibieron quimioterapia que los que no lo hicieron.

   “Este gen parece hacer dos cosas a la vez: esencialmente ayudar a distribuir las ‘semillas’ (células de cáncer) y fertilizar el ‘suelo’ (el pulmón)”, ha detallado el investigador. Concretamente, en primer lugar, la quimioterapia parece enviar señales para aumentar el número de puertas moleculares a través de las cuales las células cancerosas pueden escapar del tumor primario al torrente sanguíneo, liberándolas para viajar a otros órganos, descubrieron los investigadores.

   Asimismo, en segundo lugar, más allá de ayudar a la fuga de células de cáncer, paclitaxel crea una cascada de eventos que hace que el tejido del pulmón sea un ambiente hospitalario para albergar las células cancerosas circulantes. “Hay señales que ayudan a las células cancerosas a ingresar a los pulmones y a instalarse”, ha añadido el experto.

   Ahora bien, ha reconocido que se requiere mucho más trabajo antes de extrapolar los hallazgos en ratones a personas. “Lo que nuestro estudio y la literatura reciente sobre la quimioterapia nos ha enseñado es que es prudente mantener nuestra mente abierta, dándose cuenta de que la quimioterapia puede ayudar a tratar el cáncer, pero al mismo tiempo puede aumentar la posibilidad de la propagación de ese cáncer”, han zanjado los expertos.

Loading...