El ictus se cobra más vidas de mujeres que el cáncer de mama

Dos cardiólogos, una hematóloga y un neurólogo analizan los retos a los que se enfrentan médicos y pacientes en la prevención y el tratamiento de esta enfermedad, el ictus, que causa al menos 16.000 muertes de mujeres españolas al año, más del doble que el cáncer de mama, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE)

Otras noticias

MADRID/EFE/MARÍA FERNANDA AYALA
Lunes 04.07.2016

“Aún no me siento preparada para dejar de fumar, ya llegará el momento”; esta es la promesa de muchas mujeres que reconocen su adicción al tabaco, y que por este motivo tienen un mayor riesgo de sufrir un ictus, o infarto cerebral, a lo largo de su vida.

Ignorar que el consumo excesivo de grasas y carbohidratos, la falta de ejercicio y el tabaquismo son las principales causas de esta enfermedad cardiovascular, puede llevarnos a ser parte de los 130.000 nuevos casos que se dan al año en España, y por los que más de la mitad muere o queda discapacitado.

El 85% de los casos de ictus afecta a personas de la tercera edad (a partir de los 65 años). Además, esta afección representa la primera causa de muerte en mujeres y la segunda en hombres, después del cáncer.

Así quedó expuesto durante el encuentro “Cómo mejorar la prevención del ictus en la mujer y en poblaciones de riesgo”, en el que intervinieron los expertos Jaime Masjuan, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Ramón y Cajal; Ignacio Fernández Lozano, jefe de la Unidad de Arritmias del Hospital Puerta de Hierro; Inmaculada Roldán, cardióloga del Hospital de La Paz; Amparo Santamaría, jefa de Hemostasia y Trombosis del Hospital Vall d´Hebron; y Carmen Aleix, presidenta de la Federación Española del Ictus.

Para los cardiólogos Ignacio Fernández Lozano e Inmaculada Roldán “el envejecimiento de la población, sobre todo el de las mujeres, cuya edad media supera ya los 83 años en España, va a disparar sin duda la prevalencia de esta patología, lo que debe conducirnos a centrarnos en aspectos como la prevención”.

¿Qué tipo de ictus es el más frecuente?

Dado el alto porcentaje de mortalidad tras sufrir un ictus, los especialistas insisten en la divulgación de mecanismos para prevenir estos accidentes cardiovasculares, causados en el 85% de los casos por la fibrilación auricular (FA), en la cual se se obstruye una arteria del cerebro debido a un trombo o émbolo (coagulo de sangre), y que provocan la disminución en la cantidad y la calidad de la sangre en una determinada zona del encéfalo.

EFE/Miguel Rajmil

En la población mayor de 80 años, la FA es la causa directa del 23,5% de los ictus, según datos de 2013 de la Federación Española de Asociaciones de Anticoagulados.

La detección oportuna de alguno de los síntomas de alarma, como la pérdida repentina de fuerza en un brazo o en una pierna,  la sensación de hormigueo en un lado de la cara o que se tuerce, e incluso, una súbita dificultad para hablar y expresarse, puede ser clave a la hora de actuar lo más pronto posible,dentro de un margen de 11 horas.

Para el doctor Fernández Lozano, la clave para prevenirlo puede estar al alcance de cualquier persona, tomando la medición del pulso en la articulación carótida. Una vez localizada la arteria carotídea ubicada en el cuello al lado de la tráquea (en hombres, la manzana de adán), se deslizan los dedos, presionando ligeramente hasta sentir el pulso, y con la ayuda de un reloj se cuenta el pulso por minuto.

Si la persona siente alguna irregularidad en las pulsaciones, la doctora Roldán aconseja “no esperar a ver si se le pasa, porque seguramente va a suceder”, y esto “no significa que no esté en riesgo”, sino todo lo contrario.

Por su parte, el neurólogo Jaime Masjuan, uno de los especialistas que trató al ciclista español Alberto Contador cuando sufrió un ictus en 2004, indica que el estrés crónico es el principal factor desencadenante del ictus (representa el 57% de los casos), seguido por el tabaquismo (56%), y la hipertensión (50%), tal como muestra un estudio realizado a 800 pacientes atendidos en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

Los cinco retos para mejorar la prevención y el tratamiento de los pacientes

Usar los nuevos medicamentos disponibles

(De izq. a derecha): Dr. Jaime Masjuan, Dr. Ignacio Fernández Lozano, Dra. Inmaculada Roldán, Emilio de Benito, Pdte de ANIS; Carmen Aleix, y la Dra. Amparo Santamaría. Foto cedida por los organizadores del taller.

Para la doctora Inmaculada Roldán, el principal reto que tienen los cardiólogos al tratar a los pacientes que llegan con su primer ictus es la imposibilidad de prescribir nuevos anticoagulantes orales de acción directa, porque solo están autorizados para usarlos a partir del segundo ictus.

Por el contrario, los pacientes reciben anticoagulantes con antagonistas de la vitamina K, como el acenocumarol y la warfarina, que requieren una monitorización constante de las dosis para evitar complicaciones hemorrágicas.

Según lo expresan los especialistas invitados al taller organizado por Bristol-Myers Squibb y Pfizer, la eficacia y la seguridad de las nuevas generaciones de medicamentos ha sido comprobada para la prevención del ictus causado por fibrilación auricular no valvular, y la implementación de estos tratamientos puede mejorar la calidad de vida de los pacientes a largo plazo.

Más apoyo para las familias y cuidadores

La recuperación de los pacientes tras un ictus representa también un reto para las familias que deben asumir los costos indirectos de la rehabilitación.

Así lo indica el doctor Masjuan, quien recuerda que los costes pueden llegar a los 32.300 euros al año. Pero el costo que le corresponde a la familia no solo es económico, porque es el familiar quien se convierte en cuidador, pues aproximadamente el 50% de los pacientes serán parcial o totalmente dependientes a los seis meses, el 33% transcurrido el primer año, y llega a mantenerse así por cinco años.

En este punto, Carmen Aleix, presidenta de la Federación Española del Ictus, explica que “a pesar de la buena labor de los neurólogos y de las unidades de ictus todavía insuficientes en nuestro país”, y que “un reto fundamental es la prevención y también poder contar con los recursos para la rehabilitación”.

Mejorar la relación médico-paciente

En la práctica clínica se ha notado que los pacientes que han sufrido un accidente cardiovascular tienden a desorganizarse con los medicamentos. Según lo explica la hematóloga Amparo Santamaría, el reto es evitar que un 30% de los pacientes deje de tomar la medicación, erradicando los mitos existentes sobre ella, como que “causa alopecia”.

Aumentar las unidades de Código Ictus

Aunque se ha implantado con éxito el protocolo Código Ictus, ante una llamada de emergencia en las diferentes Comunidades Autónomas, los especialistas coinciden en que se requieren más unidades de atención específicas, para lograr homogeneizar el conocimiento y el desempeño de los médicos frente a esta enfermedad.

El tabaquismo también es femenino

Otra de las formas para prevenir que más mujeres sean víctimas de un ictus, es estar más atentos a su salud, ya que -como explica el doctor Fernández Lozano- “ellas se cuidan peor”, y agrega que “el tema de la tensión alta, el colesterol y el tabaquismo también es femenino“.

El ictus por FA en cifras

Infografía sobre el ictus FA cedida por Bristol-Myers Squibb y Pfizer

Loading...