El peregrino de la Edad Media que ayudará a entender la lepra

La lepra es una infección bacteriana causada por ‘Mycobacterium leprae’ o ‘Mycobacterium lepromatosis’ que ha afectado a los seres humanos durante miles de años, alcanzando niveles epidémicos durante la Edad Media, pero que sigue atacando a las personas hoy en día. Sin embargo, los orígenes genéticos de la enfermedad no se conocen bien, por lo que un equipo multidisciplinario de expertos se ha centrado en estudiar una cepa de la lepra encontrada en un cementerio de un hospital de lepra en Winchester, Reino Unido, informa Europa Press.

Como se detalla en un artículo sobre su trabajo publicado en ‘Plos Neglected Tropical Diseases’, los investigadores realizaron extensas pruebas sobre un esqueleto sacado del cementerio utilizando genotipificación, datación por radiocarbono, análisis biomolecular, osteología, análisis isotópico de estroncio y oxígeno y métodos arqueológicos.

Los investigadores Simon Roffey y Katie Tucker, de la Universidad de Winchester, Reino Unido, y Michael Taylor, de la Universidad de Surrey, Reino Unido, y colegas, encontraron que el genoma de ‘M. Leprae’ no ha cambiado significativamente desde que la enfermedad alcanzó su punto máximo en Europa medieval, lo que podría explicar una disminución en la transmisión de la enfermedad a medida que se puede haber desarrollado resistencia. La datación por radiocarbono indicó que los restos fueron enterrados entre finales del siglo XI y principios del siglo XII. Los científicos supusieron que el individuo era un peregrino religioso miserable, posiblemente de ultramar. Además del esqueleto único analizado con gran detalle, el equipo de investigación encontró que el 86 por ciento de todos los restos que se recogieron del sitio de entierro mostraban lesiones esqueléticas indicativas de lepra.

El genotipado de la cepa de ‘M. Leprae’ muestreada en el esqueleto recuperado de la tumba lo colocó en el linaje 2F, una cepa generalmente asociada hoy con casos de Asia Sur-Central y Occidental. Mientras que otras cepas de ‘M. Leprae’ examinadas en el cementerio de lepra de Winchester eran también de tipo 2F, la cepa de este esqueleto resultó ser genéticamente distinta de esos casos. El proyecto de excavación permitió a los científicos conocer la cepa de la lepra que el peregrino contrajo, pero no está claro en qué momento durante o después de su peregrinación contrajo la lepra. Los autores añaden: «Estos hallazgos confirman los beneficios de un enfoque multidisciplinario que permite investigar la relación más amplia entre la lepra, la peregrinación medieval y la transmisión de ‘M. leprae».

EP

Loading...