Inicio Salud Nueces contra el Alzehimer

Nueces contra el Alzehimer

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa severa, responsable del 60-70% de los casos de demencia. El síntoma más común es la pérdida de memoria, la percepción y la desorientación. Abha Chauhan, del New York State Institute for Basic Research in Developmental Disabilities, en Estados Unidos, ha demostrado como la dieta suplementada con nueces puede ayudar a ralentizar el desarrollo del Alzheimer en ratones. Su investigación comprueba que las nueces pueden limitar el nivel de estrés oxidativo, al igual que promover los mecanismos naturales de defensa antioxidante del cuerpo.

En un periodo de tiempo de 5 a 20 años, los pacientes sufren una perdida gradual de la memoria, las habilidades del lenguaje y las funciones cognitivas, lo cual repercute gravemente en su calidad de vida. Aunque el Alzheimer afecta a más de 1,2 millones de personas en España, y actualmente no existe una cura. Esta condición se desarrolla en el cerebro cuando la beta-proteína tóxica amiloide se acumula como placas amiloideas que rodean las células cerebrales, lo que conduce a la muerte celular. Aunque los mecanismos exactos no han sido descubiertos, hay algunas pruebas que sugieren que el aumento del estrés oxidativo inducido por la beta-proteína amiloide podría ser uno de los culpables.

Las nueces protegen contra el estrés y la muerte celular

El primer paso en es establecer la relación entre las nueces, el Alzheimer y el estrés oxidativo. Para esto, los investigadores usaron células cultivadas en una placa de Petri, a la cual se le añadió la beta-proteína amiloide sintética para imitar las condiciones del Alzheimer. Como era de esperar, esto resultó en niveles altos de la peroxidación lipídica, fragmentación del ADN y producción de radicales libres, que eventualmente conducen a la muerte celular. En las células con extracto de nuez añadido, sin embargo, los efectos de la beta-proteína amiloide sintética se redujeron, y la mortalidad celular fue menor.

Estos resultados indican que las nueces tienen la habilidad de barrer los radicales libres, limitar el estrés oxidativo y prevenir la muerte celular inducida por la beta-proteína amiloide de la enfermedad.

Algunos investigadores sugieren que esto es debido al contenido alto de antioxidantes presente en las nueces. De hecho, estas nueces ocupan el segundo lugar de una lista que contiene más de 1.000 alimentos con propiedades antioxidantes. “Este efecto del extracto de nuez podría deberse a los compuestos activos presentes en las nueces, lo que puede aumentar la capacidad de defensa antioxidante endógena y puede modular el estado celular redox,” señala Chauhan. “Una dieta rica en nueces puede reducir la citotoxicidad mediada por la beta amiloide, la pérdida neuronal y el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer”.

Mejorar el déficit de memoria

Siguiendo el éxito del suplemento de nueces en los experimentos de laboratorio en células cultivadas, los autores examinaron su teoría sobre animales vivos, específicamente un modelo de ratones transgénicos de la enfermedad de Alzheimer (AD-tg). Los ratones AD-tg recibieron 6% o 9% de nueces añadidas a su dieta normal. Esto equivale a 1 oz y 1.5 oz (28 y 42 gramos), respectivamente, y representa la ingesta diaria sugerida de nueces para los seres humanos. Las dietas para ratones de experimento y de control fueron comparadas en los contenidos de proteína, carbohidratos y grasas, así como la ingesta total de calorías.

El suplemento de nueces permitió a los ratones con Alzheimer mostrar un mejor aprendizaje y habilidades motoras al explorar un laberinto. De hecho, estos animales mostraron menos estrés y ansiedad, cometieron menos errores y escaparon más rápido que sus homólogos sujetos a una dieta sin nueces. Chauhan explica: “Las dietas enriquecidas con nueces pueden mejorar la memoria y la función cognitiva en los ratones AD-tg de nuestro estudio debido a los efectos acumulativos de los ingredientes de las nueces para reducir el estrés oxidativo y la inflamación”.