¿Se puede ser jóven a los 80 años?

Una prestigiosa actriz, una paracaidista y un atleta de competición nos cuentan cómo han logrado mantenerse activos a los 80 y dejar a un lado los clichés sobre la edad. Ellos son el rostro de una realidad cada vez más posible, envejecer con salud. La apuesta de estos “veteranos” es lograr cambiar el “chip” a los más jóvenes para que comprendan que la “juventud es una milonga”

MADRID/EFE/MARÍA FERNANDA AYALA

Miércoles 13.07.2016

“Cuando me dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla enseguida”, decía el genio del cubismo Pablo Picasso, quien no dejó de pintar hasta el día de su muerte a sus 91 años. Con la misma pasión por la vida y objetivos por cumplir en el corto plazo, tres mayores entrevistados por EFESalud, explican sus próximos retos.

Montse Mechó tiene 82 años, ha realizado 930 saltos en paracaídas a más de 4.000 metros de altura y es la única paracaidista activa de su edad en España. Planea batir su propio récord en estilo libre y continuar realizando cuatro saltos al año.

Ella es el antónimo del significado de vejez, descrita por la RAE como una “edad senil, senectud, achaques, manías, actitudes propias de la edad de los viejos”. Con su sonrisa, presente en cada salto, declara que la edad no es impedimento para perseguir nuestros sueños, “ el mío es volar” afirma.

Lola Herrera (81 años), una de las actrices más admiradas de la escena española, ensaya su próxima obra de teatro “La velocidad del otoño”, que se estrena el 5 de agosto.

En el campeonato de Clubes de veteranos en Castellón, Manuel Alonso. Foto cedida por el atleta.

Y el atleta Manuel Alonso Domingo a sus 80 años celebra el más importante de sus logros, acaba de batir el récord mundial de atletismo en la categoría veteranos tras recorrer 1.500 metros con una marca de 5:47.35, superando al prestigioso atleta canadiense Ed Whitlock, en el Mundial de 2011 con una marca de 5:48.93.

Ellos forman parte de los 8,5 millones de mayores de 64 años que viven en España, lo que lo convierte en unos de los países con mayor expectativa de vida del continente.

De hecho, si las condiciones demográficas se mantienen, se prevé que dentro de 15 años, la cifra suba un 34 por ciento, según proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por eso, los mayores de 55 años abren un debate sobre la necesidad de incorporar y visibilizar a la población mayor como parte activa de la sociedad, como lo explica la periodista Maria Escario, quien a sus 56 años resalta que “el control de la sociedad va a estar en las personas mayores”, y que eso ha quedado claro con la salida de Gran Bretaña de la UE por el voto de la tercera edad.

Una actriz que cultiva la pasión por la vida

Lola Herrera. Foto cedida por Corega.

Para motivar a aquellas personas que se sienten “marginadas o adormecidas”, pensando que ya no es posible realizar ciertas actividades, Lola Herrera subraya que “siempre hay algo que hacer, y algo para ilusionarse“.

“La ilusión no nace como una seta en el campo, hay que cultivarla” advierte Herrera, durante su intervención en la presentación de la iniciativa “Instituto de la Segunda Juventud”, de Corega.

Con un maquillaje tenue y elegante, una mirada expresiva y una voz firme, Herrera manifiesta que ha tenido “la grandísima suerte” de haberse podido dedicar a la pasión de su vida: la interpretación, y que va a seguir haciéndolo a pesar de su edad, porque siente que aún le queda mucho por delante.

“No me gusta esto de la tercera o la cuarta edad. Eso de la juventud es una milonga, porque dura 48 horas. Somos simplemente gente mayor” concluye Herrera.

Concéntrate en batir tu propia marca

Manuel Alonso Domingo, quien ha batido 4 récords de Europa en su categoría en 1.500, describe su experiencia de correr como una oportunidad para ilusionarse con la vida, y aclara que la idea no siempre es ganar, sino superar su propia marca.

“Lo bonito del atletismo de competición es superarse a sí mismo. Tú vas corriendo en un grupo, y a lo mejor vas de último. Sin embargo, cuando llegas a la meta miras que han batido tu marca, y es como si hubieras ganado” confiesa este atleta veterano.

Manuel Alonso en entrevista. Foto cedida por Corega

Al ritmo de Manuel no se le mide ni su propio nieto. Entrena seis días a la semana, recorre una media de 70 km y hace 375 abdominales al día. Pero para él, “no hace falta hacer deporte de competición” sino simplemente realizar 30 minutos de ejercicio diarios.

“Lo principal es tener fuerza de voluntad, y saber que el ejercicio nos permite tener una mejor calidad de vida a cualquier edad”, explica Manuel. Así mismo, nos da las claves para una buena salud: “Poco azúcar, poca grasa, no fumar, no beber, y tomar bebidas con hielo para cuidar la voz”.

Atrévete a volar

A sus 49 años, tras divorciarse, esta campeona de natación y una de las primeras mujeres en practicar inmersión en los fondos marinos en España, decidió saltar.

El cómplice del primer salto en paracaídas de Montse Mechó fue su hijo Eduard, quien murió a los 26 años practicando pesca submarina. Y fue precisamente el paracaidismo lo que ayudó a Montse a sobrellevar este golpe. “Me dio la vida seguir saltando con amigos de mi hijo”, asegura.

Montse Mechó en uno de sus saltos, en el video del Instituto de la Segunda Juventud. Cedido por Corega.

“La gente me dice, es muy peligroso saltar, pero yo les digo no, es mucho más peligroso meterte en una carretera con un coche, porque a lo mejor es el otro el que te mata”, reflexiona.

Esta deportista insta a los de su generación a cambiar el tema de sus conversaciones acerca de las enfermedades, y salir más a disfrutar de un buen concierto, leer un buen libro o practicar un deporte.

Montse confiesa que a punto de cumplir 83 años, solo toma una pastilla para la tensión, y que el certificado médico, que debe presentar cada año para poder saltar, especifica que es apta para los deportes. “Yo procuro no hacerme daño por la gente que me quiere” agrega.

En el evento, la catalana recordó el poder de un abrazo, e invitó a que los jóvenes abracen más a los mayores. “Cuando mi nieta se fue de viaje me dio un abrazo, y dije: ¡Ay! es el abrazo que necesitaba”, comentó.

A los 50 es posible empezar

La escritora Ángeles Martínez. Foto cedida por Corega.

Ángeles Martínez, una almeriense de 59 años nos cuenta que pasó de vender libros en el Círculo de Lectores, a escribir sus propios poemas. A sus 55 años pudo publicar su primera obra “Confesiones a la luna”, y ahora trabaja en un libro en verso sobre El Quijote.

“Quién me iba a decir a mí que iba a ver publicada una novela mía cuando todo el mundo me veía ya como una mujer mayor que, aparentemente, había hecho todo lo que tocaba en la vida” expresa Ángeles, quien insiste en que “hay que vivir de forma intensa y valiente y confiar en los sueños”.

Loading...