Inicio Salud Una «superdieta» líquida para acabar con la diabetes

Una «superdieta» líquida para acabar con la diabetes

Un régimen de 800 calorías al día podría ayudar a curar la diabetes de tipo 2. Así lo ha anunciado este viernes el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS), que espera con esta dieta “muy baja en calorías” revertir esta enfermedad. Según adelanta el diario británico “The Guardian”, recetarán batidos y sopas que puedan acabar con esa grasa que se acumula alrededor de los órganos internos, incluido el páncreas. Ello provoca que la cantidad de azúcar en sangre sea alta y que los niveles de insulina sean insuficientes para reducirla, lo que puede ocasionar problemas en el corazón, los ojos, los riñones, los nervios, las encías y los dientes. Por el momento, el objetivo es reclutar a 5.000 pacientes.

El NHS, que destina un 10 por ciento de su presupuesto a luchar contra esta afección, ha presentado un nuevo paquete de medidas para hacer frente al creciente número de enfermedades relacionadas con la obesidad. En 2016, dos tercios de la población adulta y un tercio de los niños ingleses tenían sobrepeso u obesidad, y además había 617.000 ingresos relacionados con ambas. De este modo, el programa de prevención de la diabetes duplicará su campo de actuación para llegar a más de 200.000 personas, de las que 5.000 tienen diabetes 2. De hecho, la organización benéfica Diabetes UK reclutó, hace un año, a 300 hombres y mujeres para probar la dieta líquida durante tres meses. De ellos, el 86 por ciento perdió 15 kilos o más.

Isobel Murray, de Largs (North Ayrshire), fue una de esas personas que realizó la dieta durante 17 semanas: cada comida consistió en un sobre de 200 calorías de polvo mezclado con agua para hacer una sopa o un batido. Tras perder peso, los profesionales empezaron a introducir alimentos sanos y sólidos, pero le avisaron de que si bien la dieta líquida era relativamente fácil de realizar, “comer normal es más complicado de lo que parece”. Sobre el proceso, Murray señaló: “Tienes que estar preparado, pero cualquiera puede hacerlo si es lo suficientemente fuerte”. El profesor Jonathan Valabhji, director clínico para la diabetes y la obesidad del NHS, ha reconocido que este régimen supone un desafío y no se adapta a cualquiera: “Aún así creemos que vale la pena explorar estos programas para que aquellos que podrían beneficiarse”.

Los mismos resultados se han conseguido también a través del proyecto Droplet. “Con esta práctica, el NHS va a intentar reducir los ataques cardíacos, los accidentes cerebrovasculares, los cánceres y las diabetes tipo 2 inducidos por la obesidad”, ha explicado el director ejecutivo del Servicio Nacional de Salud británico, Simon Stevens. Así, ha instado a la industria alimentaria a participar y a emprender acciones que también pongan en práctica este proyecto. “Esta no es una batalla que el NHS pueda ganar por sí solo. Iremos más lejos si también ellos toman medidas para reducir las calorías basura, así como el azúcar y la sal agregados de los alimentos procesados, las cenas frente a la televisión y las comidas rápidas”.

Todos aquellos que se inscriban en el programa de prevención, pero no puedan asistir a las sesiones se les ofrecerá la posibilidad de utilizar aplicaciones móviles que les ayuden a cambiar sus estilos de vida. El director ejecutivo de Diabetes UK, Chris Askew, ya ha mostrado su inquietud por ampliar el programa. “La ambición mostrada por el NHS debe combinarse con todas las políticas del Gobierno: necesitamos acciones más firmes sobre la comercialización para los niños y un etiquetado nutricional más claro para ayudar a las personas a tomar decisiones saludables”.