Absuelta una pareja que tenía 117 plantas de marihuana en su casa

La titular del juzgado de lo Penal 4 de Alicante ha absuelto a una pareja que fue detenida en julio de 2011 después de que la Policía Nacional hallara en una terraza de su vivienda de Alicante
117 plantas de marihuana. La sentencia, fechada el pasado 24 de noviembre establece que no hay pruebas de que ambos se dedicaran al tráfico de estupefacientes.

Los agentes sospechaban que el acusado vendía la droga en la tienda de tatuajes que regentaba y, durante el registro de su domicilio, además de las plantas, se incautaron de cogollos de esta misma droga y polvo de cannabis. La mujer alegó durante el juicio que era totalmente ajena al cultivo de marihuana, del que se encargaba su marido para su propio consumo, pues era un “fumador empedernido” de esa sustancia. Por su parte, el detenido asumió la propiedad de la plantación y dijo que la compartía con un amigo para autoabastecerse, pues solo él ya fumaba unos 20 porros al día, pero negó en todo momento que vendiera marihuana al público.

Fuentes del bufete de abogados que ha defendido en este proceso a ambos acusados, Brotsanbert, han destacado que la juez haya aplicado el principio “in dubio pro reo”, que establece como regla general la absolución de un sospechoso en caso de dudas sobre su culpabilidad. En esa línea, la titular del juzgado de lo Penal 4 de Alicante, Rosa María Juan, apunta en su fallo que no hay constancia de que se interviniera marihuana a personas que salían de la casa de los procesados.

“No se han aportado actas de intervención” de droga a esos hipotéticos compradores y las declaraciones de los policías que intervinieron en las detenciones “tampoco son claras en este extremo”, añade la juez. Por otro lado, la jefa del área farmacéutica de la Subdelegación del Gobierno de Alicante que analiza las drogas intervenidas reconoció durante la vista oral que los técnicos no suelen distinguir “el género de las plantas”.

Los letrados del bufete Brotsanbert advierten de que esa falta de discriminación determina que el peso de la cantidad de sustancia estupefaciente incautada no responda a la realidad. Según han precisado estas fuentes jurídicas, los consumidores desechan todas las partes de las plantas que no son cogollos, así como los ejemplares macho, porque carecen de THC, el principio psicoactivo del cannabis.

Loading...