Absuelto el subinspector de la Guardia Urbana por el caso de la pornovenganza

El subinspector de la Guardia Urbana, Oscar S., ha sido absuelto por el caso de la pornovenganza por falta de pruebas. La titular del juzgado de lo penal 17 ha considerado que no hay indicios suficientes para afirmar que el acusado fue el responsable del envío de una fotografía sexual de su exnovia para vengarse por romper con él. La mujer afectada por la difusión de la imagen es Rosa Peral, también agente de la Guardia Urbana, que se encuentra en prisión provisional por el asesinato de su novio junto a otro agente.

La sentencia recoge que “no se discute que el correo que se envió utilizando el usuario y contraseña de Rosa Peral ni que las fotografías las hicieran para compartirlas. Lo que no se ha acreditado, fuera de toda duda razonable, es que efectivamente el acusado conociera las claves de acceso al correo de Rosa Peral y que las utilizara para enviar el correo con la fotografía.

En el resultado de la resolución ha tenido mucho peso la poca credibilidad que la juez ha dado a Rosa Peral, cuyo relato ha quedado muy lastrado por su implicación en el crimen y por su reciente imputación por planear el asesinato de su exmarido desde la cárcel mediante la contratación de sicarios. Así, la sentencia señala que “la única prueba (contra el acusado) es la manifestación de Rosa Peral que no ha. Sido corroborada por otros elementos probatorios”.

Rosa Peral denunció al subinspector en el año 2009, un año después de que pusieran fin a su relación sentimental. La mujer relató que el hombre envió una fotografía de la mujer practicándole una felación después de que ella decidiera romper la relación. Pocos días antes del juicio, Rosa relató en una entrevista en la Vanguardia que por culpa de la difusión de la fotografía sexual su carrera profesional en la Guardia Urbana se vio truncada.

Loading...