Absueltos los tres acusados de simular un accidente en Girona para cobrar del seguro

No hubo estafa. Esta es la conclusión del juez de la Audiencia de Girona encargado de resolver si tres hombres -dos de ellos hermanos- se compincharon para

simular un accidente de tráfico
con el propósito de cobrar la indemnización de la empresa de seguros. Los tres acusados se enfrentaban a penas de 4 años de prisión, a una multa de 3.600 euros y el pago de 7.750 más a la víctima de la presunta estafa, es decir, la compañía aseguradora. Una pena que no tendrán que cumplir ya que el juez da por buenos tanto el certificado amistoso del siniestro como las lesiones que certificaron los médicos.

No obstante, el magistrado considera que los procesados no fueron claros e incurrieron en numerosas contradicciones cuando declararon en el juicio. Sin embargo, el tribunal no ha entrado a valorar los informes de los peritos de los seguros, ya que argumenta que tanto en un caso como en el otro van a favor de los intereses económicos de las dos compañías. Además, señala que la investigación llevada a cabo por un detective privado que aseguraba que los tres acusados se conocían entre ellos no es suficientemente “evidente” como para concluir que los accidentados estaban compinchados.



El conductor del coche explicó que no reparó los daños en un taller sino en casa de un amigo que tenía conocimientos de mecánica

Según consta en el certificado amistoso que signaron, el sinistro tuvo lugar en el cruce del Parc Migdia en enero de 2012. Uno de los acusados conducía un coche y chocó contra los otros dos, que iban en moto. La compañía contrató a un detective privado, que meses después concluyó que los procesados se conocían entre ellos y que había cosas del accidente que no cuadraban. En el juicio los acusados negaron los cargos y el conductor del coche explicó que no reparó los daños en un taller sino en casa de un amigo que tenía conocimientos de mecánica.

Loading...