Inicio Sucesos Un detenido en Málaga por atacar la capilla de la Virgen de...

Un detenido en Málaga por atacar la capilla de la Virgen de la Aurora, en la cofradía de Humildad y Paciencia

Imagen de la capilla tras el ataque (La Opinión de Málaga)

Un hombre ha sido detenido esta mañana del martes tras atacar con una piedra la capilla callejera de la Virgen de la Aurora que se encuentra en la casa hermandad de Humildad y Paciencia, en el barrio de la Cruz del Humilladero, y en la que también resultó herida una hermana de la corporación.

Los hechos ocurrrieron sobre las 10.00 horas, cuando un individuo propinaba un fuerte golpe con un adoquín al cristal de seguridad que protege la imagen. Dicho ataque se perpetrado al grito de todo tipo de insultos y vejaciones contra la Iglesia, las cofradías y las imágenes expuestas al culto. Afortunadamente, al ser un cristal de seguridad, los golpes no consiguieron atravesar la protección, pese a que llegaron a agrietar el cristal.

Poco después, el autor huyó del lugar tras ser sorprendido por los vecinos y agredir a una hermanda de la cofradía en la puerta de la iglesia de San Vicente Paul, sede canónica de la hermandad. La rápida intervención de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional logró la detención del agresor, según un comunicado de la hermandad. Esta asegura que en los próximos días se arreglará el cristal, dañado, tiempo durante el que la imagen de la Virgen de la Aurora será retirada al culto.

(La Opinión de Málaga)

La hermandad, en su comunicado, » agradece a los vecinos de la Plazuela por su empatía y colaboración, gestión que ha hecho posible el esclarecimiento y detención del responsable». «Queremos denunciar y repudiar las manifestaciones de odio y violencia contra nuestras creencias, contra el cristianismo y contra las hermadades y cofradías», afirma la hermandad.

El hermano mayor de Humildad y Paciencia, Antonio Río, señala que no es un hecho aislado, ya que también han sufrido ataques anteriores y puntualiza que el agresor detenido llevaba varios días merodeando por la zona.

Fuente: La Opinión de Málaga