Angie, acusada de nuevo por asesinato

Los cronistas de la época bautizaron el caso como “el crimen perfecto”. En el 2008, Mari Ángeles Molina Fernández, Angie, asesinó a su amiga Ana Páez en Barcelona. Le robó el DNI y suplantó su identidad para firmar préstamos y seguros de vida. Después la mató y simuló una escena de crimen sexual en un loft alquilado por horas en Gràcia. Pagó a dos gigolós para que llenaran sendos recipientes con semen, que después esparció en el cadáver de la víctima. Fue condenada a 18 años de cárcel, que cumple sin haber logrado ni un solo permiso en Brians. En el centro penitenciario recibió hace tres semanas una citación de un juzgado de Gran Canaria para que declare nuevamente como investigada. Se la acusa esta vez de haber matado a su marido, hace 21 años.

Con la misma frialdad que en su momento negó haber matado a Ana, Angie asegura ahora que no sabe de qué le están acusando.

¿Cómo se lo ha tomado? “Pues francamente mal. Está sorprendida y abatida porque es inocente. No tiene ni idea de dónde puede salir todo esto; y mucho menos ahora”. Quien responde es la abogada María del Carmen Gómez. La letrada defendió a Angie en el juicio por el crimen de Ana y logró una considerable rebaja de la primera condena por asesinato. La mujer fue finalmente condenada a 14 años por homicidio y cuatro por falsedad documental.

Un criminólogo logra reabrir el caso que en su día se archivó como un suicidio que la familia no creyó

Hacía tiempo que la letrada no tenía noticias de su antigua clienta y hace dos semanas recibió una llamada pidiéndole que la visitara cuanto antes en prisión. Había recibido una citación para declarar por videoconferencia en una investigación abierta por la muerte de su marido. “La semana pasada me personé en la causa y pedí que se anularan todas las declaraciones previstas para el jueves porque me coincidían con un juicio. Espero tener pronto la documentación de la causa para ver exactamente qué hay. Aunque en su momento ya se habló mucho de este tema y todo quedó en mero humo”, explica la abogada a este diario.

Es cierto que la muerte del primer marido de Angie siempre merodeó sobre la causa. Juan Antonio Álvarez, un empresario argentino de 41 años, residía en un chalet de la playa de Maspalomas cuando murió, el 22 de noviembre de 1996. Acababa de jugar un partido de pádel y cayó desplomado tras darse una ducha. Angie descubrió el cadáver al día siguiente, tras regresar con la única hija del matrimonio de uno de sus viajes a Barcelona. La autopsia reveló que el hombre murió envenenado con ion fosfato, una sustancia tóxica habitual en productos de limpieza y fertilizantes. No hubo caso. La muerte se cerró como suicidio y la viuda se embolsó algo más de 40 millones de pesetas por la herencia y la venta de propiedades y acciones.

La familia del empresario, especialmente una hermana, ya mostró entonces sus dudas. No podía creerse que Juan, vital y absolutamente entregado a su hija, tuviera intención de suicidarse. Cuando doce años después Angie fue detenida por el crimen de Ana, la familia del argentino quiso que se volviera a investigar su muerte. Contrataron al criminólogo Félix Ríos, presidente de la asociación Laxshmi para la lucha contra el crimen y la prevención, que en los últimos años ha trabajado en solitario buscando nuevos elementos que permitieran reabrir el caso del empresario. Y lo ha conseguido, como avanzó recientemente Interviú.

La mujer tenía que declarar el jueves por videoconferencia desde Brians, pero su abogada aplazó la cita

El criminólogo presentó un informe en el que se apuntaba que Angie sabía que su marido tomaba cápsulas de vitaminas para hacer deporte y, por tanto, “pudo rellenar al menos una de ellas con tóxico”. En los últimos meses, la Policía Nacional ha tomado declaración a nuevos testigos, como a una amiga de la pareja que declaró que Juan había descubierto con un ­detective que en sus frecuentes viajes a Barcelona la mujer “tenía encuentros amorosos con otros hombres y ejercía la prostitución”.

Dos meses antes de la muerte de su marido, Angie ya había escolarizado a su hija en un colegio de Barcelona y allí se instalaron ambas nada más enterrarlo. Hay un detalle significativo en las diligencias por la muerte de Juan. La viuda no cobró el seguro de vida porque excluía el pago en caso de suicidio. Pero la mujer lo intentó haciendo creer que el empresario pudo sufrir un robo. En su momento, declaró en comisaría que había echado en falta un reloj Rolex, al yorkshire de la familia y la cartera de Juan. La billetera apareció doce años después en el piso de Angie, cuando esta fue detenida por los Mossos por el crimen de Ana. ¿Cómo pudo llegar hasta allí?

No es la única prueba que ha tenido en cuenta el titular del juzgado número 3 de San Bartolomé de Tirajana, en Gran Canaria. En la declaración de esa amiga de la familia, la mujer recordó que Angie la llamó para decirle que Juan había muerto y que ella se volvía a vivir a Barcelona. “Le pregunté sorprendida qué había pasado y me contestó: ‘Me lo he cargado’. A mí me extrañó la expresión, pero ella cambió su tono de voz y añadió: ‘Me lo he cargado, ya sabes, mis gastos, mis disgustos’”.

Loading...