Asciende a 79 la cifra de fallecidos en el incendio de la Torre Grenfell

Al ver las imágenes de cómo quedó todo queda claro que los inquilinos de la Torre Grenfell vivieron un auténtico infierno. El último balance oficial, de esta misma mañana, afirma que en el incendio murieron 79 personas y que hay decenas de heridos. No se descarta que la cifra de fallecidos aumente en los próximos días y que resulte imposible identificar a todas las víctimas.

El edificio, situado en el oeste de Londres, está prácticamente calcinado desde el pasado miércoles. Los vídeos grabados en el interior muestran un panorama desolador. Donde antes había acogedores pisos para la clase obrera ahora solo hay restos quemados y montañas de cenizas y escombros. Las paredes interiores han desaparecido y han dejado a la vista las cañerías del edificio.

Los inquilinos supervivientes del incendio lo han perdido todo

El vídeo distribuido por la agencia Atlas también enseña lo que queda de una cama de matrimonio. El colchón se ha esfumado y solo se ven los muelles carbonizados. Lo mismo ocurre al ver otras estancias de la vivienda, donde solo pueden apreciarse algunos objetos más resistentes como una bicicleta estática, la bañera o una lavadora destrozada.

Donde antes había variedad de colores y toda clase de enseres personales, ahora todo se ha vuelto negro. Ya lo avisaron los supervivientes de la tragedia ante las cámaras, estaban contentos por haber salido con vida de ese infierno, pero el fuego hizo que lo perdieran todo.

El inmueble, en el que vivían entre 400 y 600 familias, se incendió con rapidez, lo que dificultó la evacuación de los residentes y muchos de ellos quedaron atrapados. Este fin de semana se ha sabido que el revestimiento con el que estaba cubierta la fachada era inflamable e ilegal.

Las iglesias locales dedicaron a las víctimas los servicios religiosos de este domingo, mientras el alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, sugirió la posibilidad de que torres como la de Grenfell, compuesta por apartamentos de protección oficial y construidas en los años sesenta y setenta, sean demolidas. “Este puede ser el resultado de esta tragedia, de que los peores errores” de esa época sean un asunto del pasado, dijo el primer edil de la capital británica al dominical The Observer.

Loading...