Ascienden a 17 los muertos en el incendio de una torre residencial de Londres

Tal como advirtieron ayer las autoridades londinenses, el balance de víctimas mortales del peor incendio en décadas de la ciudad continúa creciendo. La Policía de Londres ha elevado a 17 el número de personas que han perdido la vida en el siniestro ocurrido el miércoles de madrugada en la torre Grenfell, situada al oeste de la ciudad.

No obstante, la cifra podría ir en aumento ya que continúan desaparecidos más de medio centenar de inquilinos. Los bomberos siguen buscando posible víctimas, al mismo tiempo que continúan trabajando en la extinción definitiva del fuego, que a primera hora de hoy seguía activo en las plantas superiores de la torre.

Una compleja búsqueda de desaparecidos

En una comparecencia ante los medios, el comandante Stuart Cundy ha señalado que se espera que aumente el número de fallecidos en el incendio de la finca, compuesta de 24 plantas y 120 viviendas, en las que vivían entre 400 y 600 personas. La Brigada de Bomberos ha informado que no esperan encontrar a nadie más con vida en el edificio. Además de los fallecidos, el siniestro ha causado heridas a 70 personas, 37 de las cuales están hospitalizadas -18 en estado crítico-.

Cundy ha indicado también que la operación de búsqueda y rescate en el inmueble calcinado llevará “mucho tiempo” y que las causas de la catástrofe todavía no se han podido esclarecer. En este sentido ha señalado que en el inmueble trabaja un equipo especializado con perros adiestrados que tratan ahora de hallar a los desaparecidos, que cifró en “decenas” al no poder dar números concretos.

La primera ministra británica, Theresa May conversa con agentes de la policía británica en el lugar donde se originó el miércoles el devastador incendio La primera ministra británica, Theresa May conversa con agentes de la policía británica en el lugar donde se originó el miércoles el devastador incendio (EFE)

La primera ministra británica, Theresa May, que ha prometido que se desarrollará “una investigación adecuada” sobre el trágico incidente, ha visitado hoy la zona siniestrada, donde ha departido con efectivos de los servicios de emergencia.Las autoridades londinenses descartan la hipótesis terrorista porque aseguran que no hay ninguna prueba clara que el fuego haya sido provocado de manera deliberada.

Según revelan hoy los medios locales, los expertos se hacen preguntas acerca del revestimiento del edificio, colocado en 2015, pues contenía polietileno, lo que podría explicar la rapidez con la que el fuego llegó en tan sólo media hora a 120 pisos.

Los bomberos no esperan encontrar a nadie más con vida

Loading...