Atacado un coche de Cabify con pasajeros, dos de ellos menores

Una usuaria habitual de Cabify, servicio que conecta a pasajeros y vehículos con chófer a través de una aplicación móvil, denuncia que el coche en el que viajaba el lunes, 24 de julio, fue atacado a la altura de plaza de las Glòries (Barcelona). A bordo iban, además del chófer y ella, sus dos hijos ,de tres y siete años, y su tía abuela.

La denunciante, Ana Carbonell, de 38 años, vecina de Poblenou y abogada de profesión, relata que subieron al coche de Cabify a las 8.45 horas en un cruce situado entre la Rambla del Poblenou y la calle Sancho de Ávila. Tres calles más adelante, a la altura de plaza de les Glòries, el vehículo se paró en un semáforo y, en el momento de emprender la marcha, uno de los cristales traseros estalló rompiéndose en pequeños trozos.

Imagen en la que se aprecia el cristal roto del vehículo Cabify Imagen en la que se aprecia el cristal roto del vehículo Cabify (Ana Carbonell)

“Todo el cristal cayó dentro del coche, encima de mi tía abuela y de mi hijo de siete años, que me pidió que lo sacara en seguida”, explica Carbonell, y añade: “Mi hija pequeña también empezó a llorar y mi tía abuela se desorientó”, prosigue. Por suerte, todo se quedó en un percance ya que ninguno de ellos resultó herido. Los Mossos d’Esquadra han confirmado a La Vanguardia que tienen constancia del suceso, ya que una patrulla se personó en el lugar de los hechos, aunque todavía no se ha formalizado ninguna denuncia.

“Salí corriendo para ver si alguien de alrededor había visto algo”, relata la usuaria del servicio Cabify, que se muestra convencida de que fue un taxista quien atacó el coche en el que viajaba junto a su familia. Sus sospechas se fundamentan en el hecho de que antes del incidente el coche supuestamente atacado pasó justo por delante de la parada de taxis situada entre la calle Tànger y la Rambla del Poblenou. “Los taxistas que estaban allí nos empezaron a señalar y dijeron ‘a por él, a por él’”, declara Carbonell.

“Los taxistas que estaban allí nos empezaron a señalar y dijeron ‘a por él, a por él”

Ana Carbonell

Usuaria de Cabify

Además, asevera que en el instante en el que el cristal se rompió, alrededor del coche habían varios taxis. “Deduzco que nos siguieron desde la parada”, comenta, “porque aprovecharon el momento en que estábamos parados en un semáforo para que, cuando se pusiera en verde, el coche que rompió el cristal pudiera girar a la derecha”.

La Vanguardia se ha puesto en contacto con Cabify para conocer la versión de la empresa, pero todavía no ha obtenido respuesta. No obstante, la usuaria del servicio ha explicado que la plataforma, al igual que ella, piensa interponer una denuncia y que le ha devuelto el importe de la carrera.

“Condenamos todo tipo de violencia”

Alberto Álvarez

Portavoz del sindicato Elite Taxi

El suceso ocurre en el contexto de fuertes tensiones entre taxistas y conductores que dan servicio a plataformas como Cabify y Uber, ya que el sector del taxi considera que se trata de una competencia desleal. El incidente más grave ocurrido se registró el pasado mes de marzo, cuando un grupo de individuos volcó un coche de alquiler con conductor de la compañía Cabify en la confluencia de las calles Tuset y Travessera de Gràcia

“Nosotros condenamos todo tipo de violencia y siempre hacemos llamamientos al sector para arreglar las cosas por medio de movilizaciones o actuando por la vía política o judicial”, apostilla Alberto Álvarez, portavoz del sindicato mayoritario de taxistas, Elite Taxi. No obstante, también sostiene que el sector “está un poco cansado de que se le eche la culpa de todo lo que sucede”, y recuerda que los taxistas también son víctimas a menudo de ataques por parte de conductores de Cabify, tal como denunciaron anteriormente.

Tras lo ocurrido, la usuaria de Cabify Ana Carbonell asegura que, aunque confía en la compañía, no volverá a utilizar el servicio “por miedo” a que le vuelva a suceder lo mismo. Y concluye: “No tengo por qué sufrir las consecuencias de esta guerra”.

Loading...