Atentado en Barcelona: El británico que arriesgó su vida para no dejar morir solo a un niño

El horror vivido en la Rambla de Barcelona este jueves después de que un ataque terrorista dejara 13 muertos y centenares de heridos dejó a su paso miles de fotografías sobre la tragedia que pronto se hicieron virales en las redes y llenaron portadas de todo el mundo. Una de las más publicadas mostraba esta arteria de la ciudad, normalmente muy concurrida, desolada, con varios policías y tres cuerpos en el suelo, entre ellos el de un niño al que un hombre parecía aferrarse.

Este hombre es originario de Birmingham y se llama Harry Athwal. Esta semana se encontraba en Barcelona para celebrar el octavo cumpleaños de su hijo Kyle. El británico de 44 años estaba paseando por La Rambla cuando una furgoneta arrolló a centenares de transeúntes.

“Le acaricié el pelo y bañado en lágrimas me quedé él, no iba a dejar a ese niño sólo en medio de la calle”

Tras los primeros instantes de confusión, Athwal divisó entre las víctimas y heridos a un niño que yacía sólo en el suelo. Al ver que no se movía decidió correr a auxiliarlo pero la policía le pidió que no se acercara por motivos de seguridad.

Este padre decidió hacer caso omiso a las advertencias de la policía y fue a socorrer al pequeño. “Estaba inconsciente, tenía la pierna doblada y le salía sangre de la cabeza”, explica en el diario británico Metro.

Fue entonces, cuando le tomó el pulso y no notó nada, que pensó que se había ido. “Le acaricié el pelo y bañado en lágrimas me quedé con él, no iba a dejar a ese niño sólo en medio de la calle”, explica y añade que se quedó sentado allí mientras la policía le decía que se apartara.

Después de que su experiencia se hiciera viral, muchos le han tildado de “valiente” y “héroe” en las redes. Athwal recuerda que durante esos minutos paso verdadero miedo:“En todo momento pensaba que los terroristas podían volver pero yo no podía dejar al chico”. Y es que para este padre el niño desconocido podía ser su propio hijo. “Me recordaba a mi hijo. Tenía la misma edad que él, entre siete y ocho años”.

“En todo momento pensaba que los terroristas podían volver pero yo no podía dejar al chico”

Loading...