Atrapados en Madeira 180 pasajeros de un vuelo con destino a Barcelona

Unos 180 pasajeros del vuelo VY8469, operado por Vueling, esperan desde ayer, martes, por la mañana en el aeropuerto de Funchal, en Madeira, a que salga su avión. La aeronave tenía que haber partido a las 8.50 horas, pero a causa de un problema de “vientos cruzados”, según la compañía, no pudo aterrizar en el aeropuerto portugués. Por este motivo el avión, procedente de Barcelona y con otros 180 pasajeros a bordo, tuvo que desviarse a Tenerife Sur.

“Cuando llegamos al aeropuerto de Funchal nos encontramos con algunos vuelos cancelados desde el día anterior –lunes, 24 de julio- por mal tiempo”, comenta una de las afectadas. Sin embargo, la aerolínea no informó de la cancelación de este servicio hasta las 13 horas, sino que se limitó a ir retrasando la hora de salida, según la pasajera, que se queja por la falta de información y la gestión que ha hecho la empresa de la incidencia.

En este sentido explica que a pesar de que el tiempo ha ido mejorando desde ayer por la tarde y han empezado a salir aeronaves de otras aerolíneas, ellos siguen en tierra, lo que considera “inaceptable”. “El personal del aeropuerto nos había citado hoy a las 6.30 horas para coger el vuelo a las 8.40 horas, pero al llegar, el check-in estaba cerrado y nos han comentado que no sabían cuándo podríamos volar”, añade el barcelonés Felipe Fernández.

Este pasajero de Vueling explica que muchos de los afectados son turistas que habían ido a pasar sus vacaciones a la isla portuguesa y que varios de ellos debían empezar a trabajar hoy, miércoles. “Mi mujer, por ejemplo, tenía que ir al médico mañana”, lamenta con impotencia. Mientras tanto, decenas de pasajeros esperan en Tenerife Sur a poder reemprender la marcha hacia Funchal, según han relatado algunos de ellos en redes sociales como Twitter.

Estamos trabajando para que se pueda operar el vuelo desde Madeira esta tarde

Fuentes de Vueling

El personal del aeropuerto les ha facilitado vales para comida y la compañía les ha pagado el trayecto en taxi hasta los hoteles. No obstante, fuentes de Vueling reconocen que esta pasada noche no han podido realojar en hoteles a los pasajeros que esperan en Funchal “porque no habían habitaciones para todo el mundo”, aunque ha asegurado que reembolsará el dinero a los clientes que hayan encontrado alguna plaza hotelera disponible.

La aerolínea también ha concretado que, a causa de las condiciones climatológicas adversas en Funchal, ayer por la mañana tuvo que desviar el vuelo que tenía que recoger a los pasajeros atrapados en Madeira. La aeronave partió a las seis de la mañana desde el aeropuerto de Barcelona con otros 180 pasajeros a bordo y, en vez de aterrizar en Portugal, lo hizo en Tenerife Sur a las 9.45 horas, donde los viajeros han tenido que pasar la noche hospedados en un hotel.

“Estamos trabajando para que se pueda operar el vuelo desde Madeira esta tarde, aunque todavía no es seguro”, comentan fuentes de Vueling, que también ha ofrecido a los clientes afectados cambiar la fecha del vuelo o devolverles el importe del billete. Mientras tanto los 360 pasajeros afectados por esta incidencia aérea, entre ellos niños y personas mayores, deberán continuar armándose de paciencia, como los usuarios del aeropuerto del Prat de Barcelona, donde estos días también se están registrando largas colas para pasar el control de seguridad.

Otros 180 pasajeros se encuentran esperando en el aeropuerto de Tenerife Sur

Loading...