Atropellada y veloz carrera de los toros de Victoriano del Río en el sexto encierro de Sanfermines

5
Actualizado 12/07/2018 8:37:10 CET

PAMPLONA, 12 Jul. (EUROPA PRESS) –

Seis toros de la ganadería de Victoriano del Río (Guadalix de la Sierra, Madrid) han protagonizado este jueves un sexto encierro de Sanfermines veloz y atropellado, en el que muchos mozos se han visto arrollados, especialmente en el final de Estafeta y en la bajada al callejón. Ha habido dos trasladados, sin heridos por asta.

Dos corredores han sido trasladados a centros sanitarios tras el sexto encierro de Sanfermines, protagonizado por toros de Victoriano del Río, que, según las primeras informaciones, no han dejado heridos por asta.

Al Complejo Hospitalario de Navarra ha sido trasladado un corredor por un traumatismo craneal. El otro corredor ha sido trasladado al centro Doctor San Martín.

El encierro, que ha durado 2 minutos y 20 segundos, ha comenzado a las ocho bajo una lluvia que ha empezado a caer sobre Pamplona instantes antes del inicio de la carrera, lo que ha mojado el suelo como ocurrió en los dos primeros encierros.

Los cabestros han salido en cabeza de los corrales de Santo Domingo, guiando a los seis toros, como suele ser habitual. Los astados han cubierto la cuesta y la plaza del Ayuntamiento sin incidencias, hasta que han llegado a Mercaderes, donde un toro ha resbalado, sin crear mayores problemas. Ya en la curva hacia Estafeta, unos mozos han quedado atrapados en la parte izquierda, entre la manada y el vallado, aunque no han tenido mayores incidencias.

Enfilando Estafeta, pronto un toro negro ha tomado la cabeza y la manada se ha ido estirando, permitiendo carreras muy bonitas delante de las astas. No obstante, la velocidad de la carrera ha provocado varias caídas. De hecho, el toro que iba en cabeza ha tirado al suelo a un mozo que iba corriendo delante de él.

En seguida, un segundo toro se ha adelantado también a la manada, que a su vez se iba abriendo, lo que ha posibilitado a más mozos correr delante de las astas.

Al final de la Estafeta, los dos toros negros que iban en cabeza han protagonizado escenas de peligro. Primero han arrollado por la parte izquierda a varios corredores y después han hecho lo mismo por la parte derecha. Uno de los toros ha ido además hacia el vallado y ha golpeado con el pitón en la cabeza a un mozo. Siguiendo en la bajada al callejón, otros corredores han caído también al suelo.

A los dos primeros toros se les ha juntado un tercer astado y han accedido los tres juntos a los chiqueros de la plaza y tras ellos lo han hecho los últimos tres toros.

Los astados serán lidiados a partir de las 18.30 horas por los diestros Pepín Liria, El Juli y Ginés Marín.