Buscan una embarcación que se hundió este miércoles a un kilómetro de la costa de Begur

Un amplio dispositivo de emergencias busca desde primera hora de la mañana una embarcación que se habría hundido, supuestamente sin tripulantes, este miércoles por la tarde frente al puerto de Fornells en Begur.

La principal hipótesis con la que trabajan los investigadores es que alguien se hubiera querido deshacer de la embarcación para no pagar el desguace, que puede suponer entre 600 y 1.000 euros de coste.

Un obrero y unos pescadores que se encontraban pescando en unas rocas de Fornells, sobre las 16:30 horas, vieron una embarcación de color naranja que navegaba frente a la costa procedente del Cap de Begur, y en apenas unos minutos dejaron de verla.

De inmediato alertaron a un pescador de la zona, quien dio la alerta a Salvamento Marítimo y salió con su barco hacia el lugar del naufragio por si podía haber alguna persona.

Encontró restos de gasolina y partes de la embarcación, un trozo del casco y un asiento, y los llevó a puerto, pero no vio a nadie.

Por su parte, Salvamento Marítimo mandó hasta el lugar el helicóptero y la Salvamar Sirius, con base en Palamós, y alertó a la Policía local de Begur y a los Bomberos, pero tampoco localizaron a ninguna persona.

A primera hora de la mañana se han sumergido en la zona buzos del Grupo Especial de Rescate (GRAE) de los Bomberos en la zona donde se localizó el hidrocarburo, pero no han conseguido dar con la embarcación.

Posteriormente, han hecho varias inmersiones efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil, que han rastreado unos 600 metros de extensión a unos 30 metros de profundidad y tampoco han hallado restos de la nave.

A primera hora de la tarde se han sumergido dos buceadores de la Unidad Acuática de los Mossos d’Esquadra, y tampoco han hallado la barca.

Según el alcalde en funciones, Marià Renart, tras recibir la primera comunicación por la tarde “desde el ayuntamiento se fueron atando cabos y parece que se trata de una actuación mal hecha de alguien que salió desde el embarcadero de la playa de Aiguafreda con la mala intención de hundir una barca en desuso”.

Según Renart, esto habría pasado entre las 12.00 y las 13.00 horas “y quien fuera, que se está intentando localizar, intentó hundir la embarcación en el Cap de Begur, porque sale más barato hundirla en el mar que desguazarla, y las corrientes marinas la habrían llevado hasta el lugar donde la vieron hundirse”.

Los investigadores, que en principio descartan que la barca fuera tripulada porque no hay ninguna denuncia de desaparición, creen que la hipótesis más factible es que su dueño quisiera deshacerse de ella en el Cap de Begur, y no se hundiera hasta varias millas más al sur, al llegar frente al puerto de Fornells.

Por las declaraciones recogidas de los testigos y los restos hallados, todo apunta que podría tratarse de una embarcación de recreo de entre 4 y 5 metros de eslora de color naranja.

Los equipos de emergencias dan por finalizada la búsqueda de la embarcación, aunque siguen buscando al propietario, quien, en caso de ser localizado, se enfrenta a una denuncia administrativa por una infracción contra el medio ambiente, por la contaminación ocasionada por los buques.

Loading...