Cadena perpetua para un padre que dejó a su bebé solo en el coche y falleció

Un juez ha condenado a un hombre de Georgia (EE.UU.) a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional por la muerte de su hijo, de 22 meses, al que dejó solo en el coche durante horas. Cuando regresó, el bebé había fallecido.

El mes pasado, un jurado condenó a Justin Ross Harris, de 36 años, por el asesinato de su hijo de 22 meses, Cooper, en junio de 2014. El jurado consideró que Harris dejó morir al niño a propósito, que falleció tras permanecer cerca de siete horas en el asiento trasero del vehículo de su padre mientras este iba a trabajar. El vehículo alcanzó una elevada temperatura.

Harris dijo que se olvidó de dejar a su hijo en la guardería, conduciendo directamente a su trabajo y sin recordar que Cooper todavía estaba en su asiento de coche.

Creen que quería escapar de sus responsabilidades

Los investigadores encontraron pruebas de que Harris participaba en chats íntimos, incluyendo una prostituta y un adolescente menor de edad y concluyeron que mató intencionadamente a su hijo para escapar de las responsabilidades de la vida familiar.

Harris fue encontrado culpable de varios cargos: asesinato premeditado, homicidio y maltrato infantil. Además, se le acusó de difusión de material perjudicial para menores tras comprobarse que mantenía conversaciones obscenas e intercambiaba material íntimo con chicas menores de edad.

Loading...