Cae una banda que agredía a vendedores de droga rivales con bates de béisbol

La Policía Nacional ha desarticulado en Benidorm una banda que extorsionaba y agredía con bates de béisbol y puños americanos a vendedores rivales de droga a pequeña escala en la “zona inglesa” de ocio de esta ciudad turística, según un comunicado de la Comisaría Provincial.

Los detenidos, catorce personas de nacionalidad española y rumana, recurrían a la violencia para “hacerles entender” a sus víctimas que los únicos autorizados para el tráfico de sustancias estupefacientes en esa zona eran ellos, señala la nota de prensa.

Vista nocturna de Benidorm
Vista nocturna de Benidorm
(GavinD / GavinD-iStockphoto)

Catorce detenidos de nacionalidad española y rumana

Los presuntos integrantes de la banda desarticulada estaban vinculados con varios establecimientos de ocio nocturno -algunos eran porteros de discotecas- y “controlaban” esa parte de la ciudad de Benidorm para ser los únicos suministradores de cocaína, hachís, marihuana, MMA, éxtasis y cualquier otro tipo de droga.

Fracturas de fémur y huesos de nariz, así como contusiones craneales, son algunas de las lesiones que presentaban las víctimas de este entramado. Hasta el momento, la Policía tiene conocimiento de cuatro víctimas

Debido a la “peligrosidad” de los miembros de la banda, se solicitó el apoyo de la Unidad de Intervención Policial. Un total de 60 efectivos irrumpieron en la zona donde operaba la banda donde lograron detener a los primeros siete integrantes.

La organización se distribuía en cuatro estamentos diferenciados: los captadores, quienes se dedicaban “exclusivamente” a seducir clientes ofreciéndoles la sustancia estupefacientes; los porteros, encargados de mantener en la zona el monopolio del tráfico de la droga, haciendo uso de la violencia e intimidación y las mulas, suministradores directos de la droga a los consumidores.

Algunos de los detenidos eran porteros de discotecas

Benidorm un día de invierno
Benidorm un día de invierno
(Brett Hodnett – Flickr)
Loading...