Condenados a más de cuatro años de prisión tres radicales antifascistas que dejaron al borde la muerte a un ucraniano en Gràcia

Tres radicales antifascistas han sido condenados a más de cuatro años de prisión por las lesiones que provocaron a 5 personas de nacionalidad ucraniana durante una pelea en octubre de 2011 a la salida de la Torna, l’Ateneu Independentista y Popular de la Vila de Gràcia.

Este martes por la mañana se ha celebrado en la Audiencia de Barcelona el juicio contra los tres antisistema que participaron directamente de la agresión y tres acusados más que les encubrieron. La vista ha servido para que los seis procesados ratificaran la sentencia de conformidad que previamente habían pactado con la fiscalía especial por los delitos de odio y discriminación.

El principal acusado, Jordi P., ha aceptado una pena de 4 años y 8 meses de prisión por intento de homicidio y lesiones contra un grupo de 5 ucranianos que salieron de la Torna tras defender la unidad de Ucrania en el marco de una asamblea llamada “comité de solidaridad con los antifascistas de Ucrania”, en apoyo a las repúblicas de Donestk y Lugansk. A la asamblea acudieron un grupo de unos 30 ciudadanos de Ucrania, entre los que se encontraban las víctimas, que defendían la unidad de su país y se mostraron contrarios a la independencia. Al fin de la sesión, los organizadores concedieron un turno de 5 minutos para que los unionistas ucranianos pudieran exponer sus ideas pero que se vio interrumpida por los abucheos de parte de los asistentes lo que provocó que el grupo de ucranianos decidiera abandonar el local.

Golpes con un casco

Fue a la salida donde se produjo la agresión. Tres jóvenes, que no habían presenciado el debate, se presentaron en las inmediaciones de la Torna, “tras ser convocados por una persona desconocida y movidos por su ideología radical opuesta a la de las víctimas”, según recoge el fiscal en su escrito de acusación. Después de proferirles insultos al grito de “fascistas ucranianos, sois unos fascistas”, “los tres acusados empezaron a golpear con su casco de moto de forma indistinta y simultánea” al grupo. Jordi P., “asestó un golpe con toda su fuerza con el casco en la cabeza de uno de ellos que cayó fulminado al suelo”, según sostiene el fiscal a partir de un video en el que se puede visionar la agresión. La víctima, que estuvo en coma y permaneció ingresado en el hospital durante más de seis meses, todavía sufre secuelas por culpa del golpe y “necesita ayuda para realizar las tareas básicas de la vida diaria como preparar la cocina o desplazarse”.

Los otros dos radicales que participaron de la agresión han aceptado una pena de 3 años y cinco meses de prisión por intento de homicidio y lesiones. Uno de ellos fue retenido por el grupo de ucranianos pero fue liberado poco después gracias a la intervención de tres hombres que les amenazaron con un cuchillo y les dijeron: “dejadlo, soltad al chico ya”. Estas tres personas, también acusadas, han aceptado una pena de un año de prisión por amenazas y encubrimiento.

El fiscal destaca en la sentencia de conformidad pactada que los procesados “han expresado su arrepentimiento por los hechos y las víctimas han manifestado su perdón”. Los acusado, además, “iniciaron un proceso de acercamiento a las víctimas y sus familias para interesarse por su estado”. Durante el procedimiento, los tres encausados abonaron una indemnización de 170.000 euros para reparar el daño económico y moral al principal afectado.

Loading...