Inicio Sucesos CSIF califica de «barbaridad» la sugerencia de la Fiscalía de grabar en...

CSIF califica de «barbaridad» la sugerencia de la Fiscalía de grabar en las aulas para evitar abusos a menores

MADRID, 9 Sep. (EUROPA PRESS) –

El presidente del sector de Educación de CSIF, Mario Gutiérrez, ha calificado como «barbaridad» la «ocurrencia» expuesta por la Fiscalía General del Estado de «introducir cámaras en las aulas para prevenir el abuso sexual» a menores, según el responsable educativo del sindicato.

En concreto, la Fiscalía expone en su memoria anual que para evitar situaciones de abusos a menores se «podría llevar a normalizar la adopción de medidas de grabación en video de espacios cerrados» como despachos o aulas. Algo que rechaza CSIF por «conculcar el derecho a la intimidad de los alumnos y profesores» y dar por hecho que «la responsabilidad proviene del trabajo de los docentes en el aula».

«No se puede fiscalizar así el trabajo de los docentes», critica Gutiérrez, que defiende la labor del profesorado porque «ya educan en el respeto, la igualdad y la tolerancia». «Lo que tiene que hacer la Fiscalía es ejercer su función cuando se producen estos delitos», añade.

LO QUE AFIRMA LA FISCALÍA

Según sostiene la Fiscalía en su Memoria, los abusos sexuales contra menores se llevan a cabo por personas cercanas a la víctima. «Son entornos familiares, educativos o de tiempo libre los que mejor catalogan estos escenarios», apunta.

En este contexto, la institución hace hincapié en la «dificultad» de la actividad probatoria de un ilícito que se mueve «en un entorno de extrema intimidad en su ejecución» y donde existe «una connotación de vergüenza» por parte de las víctimas que habitualmente suelen rechazar la vía judicial.

«Este rechazo inicial propicia incluso la desaparición de pruebas, de manera que el inicio final del proceso se da en situaciones difícilmente reversibles por la pérdida de un trascendental bagaje probatorio», argumenta.

Para evitar esto, el Ministerio Fiscal sugiere que se «podría llevar a normalizar la adopción de medidas de grabación en video de espacios cerrados –como despachos, aulas–, que eviten la imposibilidad de acreditación del hecho o el que determinadas personas se vean sometidos a tan lacerantes como infundadas sospechas o imputaciones».