Desarticulada una banda especializada en robos violentos y asaltos a traficantes

Los Mossos d’Esquadra han detenido a 18 miembros, de los que nueve han ingresado en prisión, de una organización criminal especializada en robos violentos y asaltos a traficantes que retuvo y torturó a dos empresarios de Barcelona para apropiarse del dinero que habían obtenido de una venta inmobiliaria.

Según ha informado hoy la policía catalana, la organización explotaba varias plantaciones de marihuana en los domicilios de sus miembros y en algunos de los robos que cometieron se hicieron pasar por policías con el uso de chalecos, distintivos, placas y prioritarios de los Mossos.

Acusados de múltiples delitos

Los agentes han detenido a 18 miembros de la organización, todos de nacionalidad española excepto dos marroquíes, con edades comprendidas entre los 20 y los 45 años, de los que nueve ingresaron en prisión el pasado 19 de enero, mientras los nueve restantes quedaron en libertad con cargos.

Los delitos por los cuales se les ha investigado son los de pertenencia a organización criminal, robo con violencia e intimidación, robos con fuerza, detención ilegal, usurpación de funciones públicas, delitos contra la salud pública, tenencia de armas, sustracción de turismos, camiones y remolques, receptación, falsificación de documentos, estafa, ocupación de bienes inmuebles, lesiones y hurtos.

Secuestro a dos hermanos empresarios
Imagen de la sierra de Collserola
Imagen de la sierra de Collserola
(Mané Espinosa)

La investigación criminal se inició el 13 de mayo pasado, cuando los Mossos d’Esquadra tuvieron conocimiento de la detención ilegal de dos hombres en Barcelona, dos hermanos que regentaban un restaurante y una inmobiliaria en la ciudad.

Aquella noche un grupo de personas armadas se acercó a uno de los dos hombres cuando salía de la pizzería donde trabajaba, en el distrito de Horta-Guinardó.

Los integrantes del grupo asaltante se identificaron como policías y, rápidamente, lo inmovilizaron y esposaron sin que pudiera oponer resistencia y, a continuación, lo trasladaron en vehículo hasta la sierra de Collserola.

De manera casi simultánea, y siguiendo el mismo procedimiento, otro grupo de asaltantes sorprendió al otro hermano en su domicilio de Barcelona.

Los dos grupos se reunieron en una zona boscosa de la localidad de La Torre de Claramunt (Barcelona), donde retuvieron a las dos víctimas durante más de cinco horas.

Mientras duró esta situación los dos hermanos sufrieron agresiones físicas continuadas por parte de los asaltantes, que se querían apropiar del dinero de una venta inmobiliaria que acababan de cerrar, aunque no consiguieron su objetivo y sólo se apoderaron del dinero que llevaban encima las dos víctimas.

Finalmente, liberaron a los dos hombres en medio del bosque, que consiguieron llegar a pie hasta una masía donde pidieron ayuda y llamaron a la policía.

La banda había seguido el mismo “modus operandi” al menos en dos ocasiones más

Los Mossos abrieron una investigación que permitió determinar que los autores del asalto eran un grupo perfectamente organizado, estructurado y coordinado que realizaba un amplio abanico de acciones delictivas, pero especializado principalmente en los robos con violencia dentro de domicilios y en asaltos a narcotraficantes, a los que sustraían violentamente drogas o dinero procedentes de su venta a otras organizaciones de narcotraficantes.

Los investigadores comprobaron que la organización había seguido el mismo “modus operandi” empleado para asaltar a los dos hermanos como mínimo en dos ocasiones más.

Era un grupo perfectamente organizado
Loading...