Detenida una enfermera por no querer sacar sangre a un paciente inconsciente

La detención de Alex Wubbels el pasado 26 de julio del 2017 ha dado la vuelta al mundo. La Policía obligó a esta enfermera del hospital de la Universidad de Utah a extraer sangre al conductor de un camión que resultó herido en una colisión frontal. Wubbels se negó, pues no tenía el permiso del paciente en cuestión, que estaba inconsciente.

Ante la negativa, los agentes decidieron esposar a Wubbels, que se alteró y empezó a llorar al ver lo que estaba sucediendo. Un vídeo de las cámaras de seguridad muestra a la joven gritando mientras es arrastrada, esposada y colocada en un coche de la policía. De cerca le siguen varios empleados del hospital la siguen y tratan de enmendar la situación.

La enfermera fue detenida durante unos 20 minutos en un coche de policía antes de ser liberada, después de que el personal administrativo interviniera

La enfermera fue detenida durante unos 20 minutos en un coche de policía antes de ser liberada, después de que el personal administrativo interviniera, según Suzanne Winchester, una portavoz del hospital.

La grabación ha tenido amplía repercusión en las redes sociales internacionales, que piden una explicación sobre lo ocurrido y denuncian el trato de la Policía hacia la enfermera.

Winchester ha recordado que las muestras de sangre de un paciente pueden ser entregadas a la policía sólo si el paciente da su consentimiento, está bajo arresto o existe una orden judicial. Ninguna de estas condiciones se cumplía, por lo que Wubbels siguió correctamente el protocolo.

Las muestras de sangre de un paciente pueden ser entregadas a la policía sólo si el paciente da su consentimiento, está bajo arresto o existe una orden judicial

Días después del incidente, Wubbels aseguró que explicó a los agentes que no podía sacar sangre al paciente sin su consentimiento, pero insiste, que “nadie me hizo caso”.

Loading...