Detenido un protagonista de ‘Ciutat morta’

La Policía Nacional detuvo ayer en Zaragoza a un hombre de 33 años por el homicidio de Víctor L., que falleció en el hospital después de pasar de tres días ingresado en coma. La víctima fue golpeada por la espalda después de una discusión presuntamente por llevar unos tirantes con la bandera de España. Los hechos ocurrieron en un bar de copas de la capital aragonesa el pasado viernes de madrugada.

El arrestado como presunto autor de los hechos es Rodrigo Lanza, un joven vinculado a movimientos antisistema que pasó cinco años en prisión acusado de dejar tetrapléjico a un agente de la Guardia Urbana que recibió una pedrada el 4 de febrero del 2006 durante el desalojo de una fiesta okupa en la calle Sant Pere Més Baix de Barcelona.

El caso fue reproducido por el documental Ciutat morta, que sembró dudas sobre la culpabilidad de Lanza y los otros condenados, que negaban haber tirado la piedra que hirió de gravedad al agente. El documental sostenía que le paso por prisión de una de ellas provocó su suicidio.

La emisión del film desató una ola de indignación en algunos colectivos que reivindicaron la revisión de la causa judicial y que provocó que el entonces responsable político de la Guardia Urbana, Joaquim Forn,–actualmente en prisión– llevara una copia del documental a la Fiscalía por si pudieran derivarse acciones penales. El Ministerio público descartó esa posibilidad al considerar que la cinta no constituía prueba jurídica alguna. El abogado defensor de Rodrigo Lanza fue Jaume Asens, actual teniente de alcalde de Barcelona, que reclamó, en su condición de letrado defensor, la revisión del caso.

El documental cuestionaba la culpabilidad de los condenados a partir de la existencia de un testigo clave que, sin embargo, nunca declaró en sede judicial. La emisión del reportaje también ocasionó un profundo malestar en el seno de la Guardia Urbana, así como en la propia familia del agente herido que no aparecía en el reportaje. La producción acusaba al cuerpo policial de manipular las pruebas para incriminar a los jóvenes que finalmente fueron condenados.

El metraje denunciaba además el episodio de presunto maltrato que sufrieron dos condenados por parte de los Mossos y la Guardia Urbana.

Loading...