Detenidos por alquilar vehículos y venderlos en el mercado de ocasión

La Policía Nacional ha detenido a una banda criminal que estafaba en toda España con la compraventa de coches de segunda mano, una operación que se ha saldado con siete detenidos y el esclarecimiento de más de 20 delitos. La organización alquilaba turismos y furgonetas en empresas ubicadas en diferentes ciudades del Levante español, manipulaba la documentación y después los vendía en el mercado de segunda mano.

La red estaba asentada en las ciudades de Albacete y Castellón de la Plana. Durante su desarticulación, la policía ha realizado tres registros domiciliarios en los que se ha incautado de un revolver, 17 tarjetas de telefonía, 1.400 euros y diversa documentación relacionada con la compraventa de vehículos, según ha informado la Delegación del Gobierno .

La banda anunciaba los coches en internet

Las gestiones se iniciaron a partir de la actividad de un vecino de Albacete, vinculado al tráfico de drogas, que formaba parte de una organización delictiva que operaba en toda España con ventas fraudulentas de automóviles usados. El detenido en Albacete, de 45 años y un amplio historial delictivo, se desplazaba con frecuencia a Valencia para realizar ventas de vehículos a personas de “buena fe, que los adquirían tras haber visualizado un anuncio en Internet”.

El “modus operandi” consistía en simular ser el suegro del vendedor, que no podía acudir a la cita por haber sufrido un accidente de circulación, razón por la que tenía que vender el vehículo “recién comprado a un precio muy bajo”. La organización estaba formada por un clan familiar residente en Castellón, cuyo patriarca dirigía, controlaba y organizaba de “primera mano” la actuación del resto de los miembros, encaminada a la obtención de “grandes cantidades económicas”.

El clan vendía los vehículos a precios muy bajos

La red criminal alquilaba los vehículos que luego vendía y realizaba la reserva en distintas casas de compraventa, siendo los vehículos retirados por individuos, “generalmente toxicómanos o indigentes, que por una pequeña cantidad de dinero” aportaban su documentación figurando como titulares de los contratos de alquiler. Una vez recogidos eran entregados a los instigadores, que falsificaban la documentación y modificaban los datos, y el tercer paso era la venta de los vehículos.

Para ello, insertaban anuncios de venta en páginas web con un precio “muy inferior” al del mercado asegurando de ese modo una “gestión rápida”. Estas operaciones las realizaba el jefe que, una vez concertada la venta, enviaba a otro componente del grupo como si fuera familiar del propietario. El comprador pagaba en el acto y en metálico, quedando pendiente el cambio de titularidad del vehículo, trámite incluido en el precio.

Los siete detenidos han pasado a disposición judicial y el detenido en Albacete ha ingresado en prisión.

El comprador pagaba en el acto y en metálico

Loading...