Dos hombres fallecen tras ingerir grandes cantidades de alcohol y cinco personas son detenidas

Cinco detenidos como presuntos autores de un delito de omisión del deber de socorro en el caso de dos hombres encontrados muertos ayer en su domicilio de Villaluenga de la Vega (Palencia) después de haber ingerido grandes cantidades de alcohol. Los detenidos han pasado la noche en los calabozos de los cuarteles de la Guardia Civil de Palencia, Cervera de Pisuerga y Saldaña, y pasarán hoy a disposición judicial, según la Subdelegación del Gobierno en Palencia.

El aviso se produjo a las nueve de la mañana de ayer. Hasta el lugar de los hechos, en la calle Las Damas, se trasladó una ambulancia, pero los sanitarios sólo pudieron certificar la muerte de los dos varones, de nacionalidad rumana. Los cuerpos sin vida fueron encontrados y que por otros compatriotas con los que compartían la vivienda que tenían alquilada en Villaluenga de la Vega.

Relataron a la Guardia Civil que entre ellos era habitual hacer competiciones a ver quién aguantaba más bebiendo

Según el testimonio de algunos de ellos, los dos hombres ahora fallecidos habían estado bebiendo toda la tarde en el tele club del pueblo y sobre las diez de la noche se fueron a casa cuando ya estaban muy borrachos. Fueron ellos mismos los que los hallaron muertos ya de madrugada a la entrada de la vivienda y relataron a la Guardia Civil que entre ellos era habitual hacer competiciones a ver quién aguantaba más bebiendo.

La Guardia Civil investiga ahora estos hechos, aunque habrá que esperar a las correspondientes autopsias para saber las causas reales de la muerte. Las primeras hipótesis que se barajan consisten en que los hombres pudieron haber fallecido después de ingerir una gran cantidad de alcohol de alta graduación, según han detallado fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

Precintado el club donde bebieron los dos fallecidos

Se investiga también si sus compañeros los abandonaron en la casa en mal estado y cometieron un delito de omisión del deber de socorro. Además, la Guardia Civil ha precintado el tele club del pueblo para investigar lo que habían consumido antes de irse a casa.

Tanto los fallecidos, como el resto de compatriotas rumanos que compartían el alquiler de la vivienda y trabajaban en la zona, estaban perfectamente integrados en este pueblo que apenas tiene setenta habitantes, según han confirmado varios vecinos.

Han coincidido en afirmar que se trataba de buenas personas, gente muy trabajadora y cumplidora y que nunca había tenido ningún problema en el municipio.

Loading...