El accidente mortal del ascensor se produjo tras ceder una pared

Los dos jóvenes de 17 años que fallecieron ayer tras caer por el hueco de un ascensor en Madrid se precipitaron porque una pared lateral del mismo cedió, según las primeras pesquisas de la Policía, que remitirá su informe al Juzgado de Instrucción 23, encargado de la investigación.

Según han informado a Efe fuentes de la investigación, las pesquisas llevadas a cabo por los agentes de Científica han determinado que una pared del ascensor se desprendió, probablemente porque los jóvenes estaban apoyados en la misma, y ambos cayeron por el hueco desde varios metros.

Inicialmente se pensó que el suelo de la cabina del ascensor había cedido, pero las pesquisas posteriores han revelado que fue una pared la que cedió y cayó primero, arrastrando otras partes del ascensor.

No está claro si los jóvenes, que eran pareja, subían o bajaban de la novena planta del edificio, en la que celebraban una fiesta con amigos porque habían acabado los exámenes.

Agentes de Policía Científica, que han comprobado que el ascensor tenía toda la documentación en regla, continúan investigando lo ocurrido mientras hoy se practica la autopsia a las dos víctimas.

El Juzgado de Instrucción 23 es el encargado de la investigación y está a la espera de recibir el informe policial para continuar con las diligencias, han precisado fuentes jurídicas.

¿Quién supervisa a las empresas de mantenimiento?

Por su parte el Colegio de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid) ha pedido que la labor de las empresas de mantenimiento de ascensores sea “inspeccionada por un organismo de control autorizado” (OCA) para evitar accidentes. ”Las empresas mantenedoras hacen su trabajo y no les supervisa nadie. Solo hay una inspección OCA cada cuatro años y, en un parque de ascensores con una antigüedad de más de veinte años, debería hacerse una inspección anual”, ha dicho a Efe la presidenta del Colegio, Manuela Martínez Torres.

“Proponemos que se controle el servicio que presta la empresa mantenedora, pero sin cargos para las comunidades de propietarios. Al igual que los vecinos tienen la obligación de pagar la OCA cada cuatro años, las mantenedoras deberían sufragar este tipo de inspección”, continúa la presidenta.

Para estas empresas sería una “autocertificación, porque acreditaría que su trabajo está bien realizado, como si fuera un sello de calidad del propio servicio de mantenimiento”, agrega Martínez Torres.

Tras el trágico suceso ocurrido ayer en un edificio del barrio de Salamanca, con dos muertos que se precipitaron por el hueco de un ascensor tras ceder una pared lateral del mismo, la pregunta que todos se hacen es “quién es el responsable, qué se ha hecho mal”, añade.

”Nuestro objetivo es controlar el servicio de mantenimiento sin cargo para las comunidades de vecinos y que estas empresas sufraguen en cada anualidad la certificación del trabajo que realizan”, según la propuesta que CAFMadrid quiere elevar a la Dirección General de Industria de la Comunidad de Madrid.

”No sabemos, cuando un técnico pasa por un edificio, si su trabajo está bien hecho o no. Lo damos por bueno siempre hasta que sucede algo como lo que ha pasado”, lamentan desde este colegio profesional madrileño, al que no le consta que esta iniciativa se esté aplicando en otras regiones españolas, por lo que esta propuesta podría elevarse al Ministerio de Fomento.

Según la Federación Empresarial Española de Ascensores (Feeda), más de 500.000 elevadores tienen más de veinte años, y el 80% se encuentra en edificios residenciales.

En la Comunidad de Madrid, de los 165.000 aparatos, aproximadamente la mitad lleva más de dos décadas en servicio, según los datos de Feeda en la que está integrada la Asociación Empresarial de Ascensores de Madrid (AEAM), además de empresas como Thyssen, Otis y Schindler, entre otras.

Se calcula que en la actualidad funcionan más de 500.000 ascensores que tienen más de veinte años

Federación Empresarial Española de Ascensores (Feeda)
Loading...