El comercio chino donde murió arrollado un niño sufrió un intento de robo tras el accidente

La tienda de alimentación del distrito de Usera en la que se empotró anoche supuestamente de forma accidental un vehículo, resultando fallecido un niño de 3 años y heridos tres familiares, sufrió un intento de robo tras el accidente, han confirmado fuentes policiales.

Como consecuencia del fuerte choque, las puertas de cristal de la tienda quedaron rotas, por lo que tras las asistencias sanitarias un grupo de personas, de origen sudamericano según los vecinos, intentaron llevarse la caja registradora de la tienda. Sin embargo, los ladrones fueron sorprendidos por varios residentes en el barrio, y emprendieron la huida sin aparentemente llevarse nada, algo que tendrá que corroborar la Policía.

El accidente tuvo lugar poco antes de la medianoche en el número 26 de la calle Mezquita, en el madrileño barrio de San Fermín. Un coche que circulaba marcha atrás en esa calle se subió en la acera e impactó contra las cristaleras del comercio, llevándose por delante a un niño de 3 años, que estaba jugando en el puerta. Tras entrar en parada cardiorrespiratoria, falleció.

En el arrollamiento también resultó herido el padre del menor, de 36 años, quien fue trasladado al Hospital 12 de Octubre por posible traumatismo abdominal. La hermana, de 11 años, fue atendida por cortes por cristales en los brazos y la espalda; y un amigo de la familia, de 37 años, sufrió una brecha en la cabeza.

Por su parte, psicólogos de Samur-Protección Civil asistió a la hermana y a la madre del niño, de 35 años, quien sufrió una crisis de ansiedad, han detallado fuentes de Emergencias Madrid. Todos los heridos y también el fallecido son de nacionalidad china.

La Policía Municipal y Nacional detuvieron al conductor y copiloto del vehículo, dos jóvenes de nacionalidad española, que se encontraban en el lugar de los hechos a su llegada. El conductor es un adolescente de 18 años sin carné de conducir, acusado de un delito de homicidio imprudente y de otro contra la seguridad vial. Ha dado negativo al test de drogas y alcohol.

Por su parte, el copiloto es un joven de 21 años, propietario del vehículo, acusado de estos delitos y también de lesiones y daños. Según han declarado a la Policía, el dueño del coche se lo dejó a su amigo para que lo aparcara en esa calle, pero durante las maniobras marcha atrás perdió el control del vehículo y se empotró contra el establecimiento.

El conductor pasará en breve a disposición judicial, mientras que el dueño del coche, que está en dependencia de la Policía Nacional, todavía está declarando en comisaría y todavía no se sabe si pasará a disposición judicial o quedará en libertad con cargos, según ha informado un portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

En el lugar del suceso trabajaron bomberos del Ayuntamiento, que evaluaron los daños y analizaron los escombros en busca de otras posibles víctimas. Los agentes están interrogando a los heridos y otros testigos y visionando las cámaras de seguridad de la tienda para determinar las causas concretas del siniestro.

A lo largo del día de hoy varios vecinos han colocado flores en la entrada del establecimiento, que se encuentra cerrado con las persianas metálicas. La asociación deportiva de Sanfer, en el que jugaba al fútbol hasta junio el conductor detenido, ha hecho un llamamiento a los vecinos para una ofrenda floral con un minuto de silencio que realizarán mañana martes a partir de las 20 horas en recuerdo del niño fallecido en la propia calle Mezquita.

El dueño del coche se lo dejó a su amigo -sin carné- para que lo aparcara en esa calle, pero durante las maniobras marcha atrás perdió el control del vehículo y se empotró contra el establecimiento

Loading...