Inicio Sucesos El Congreso tramitará la reforma del aborto de Irene Montero tras rechazar...

El Congreso tramitará la reforma del aborto de Irene Montero tras rechazar las enmiendas de PP, Vox y Cs

   Los ‘populares’ y Vox rechazan la ampliación de esta práctica a menores de 16 y 17 años y Cs propone legalizar la gestación subrogada

   MADRID, 6 Oct. (EUROPA PRESS) –

   El Congreso ha rechazado este jueves las enmiendas a la totalidad que PP, Vox y Ciudadanos habían registrado contra la reforma de la ley del aborto impulsada por el Ministerio de Igualdad, por lo que la cámara tramitará este texto que permite la interrupción del embarazo a menores de 16 y 17 años.

   La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha lamentado que, frente al «refuerzo» de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, la derecha propone que quien quiera abortar «vaya a clínicas clandestinas» o «que solo aborten quien se lo pueda pagar en otro país». «Con sus enmiendas ponen en riesgo la vida de las mujeres», ha apuntado, para señalar que tanto PP como Vox defienden «el machismo y el clasismo».

   También ha criticado que estas formaciones crean que las menores de 16 y 17 años «no pueden decidir por sí mismas», pero sí defiendan «obligarlas a ser madres el resto de su vida»; o que estén en contra de garantizar la educación sexual de los niños y de la juventud.

   Sobre este último punto, Montero se ha preguntado «quién puede negarse» a que desde edades tempranas los niños puedan identificar una agresión sexual y pedir ayuda; a que la gente joven sepa prevenir una enfermedad de transmisión sexual; que se les hable de los buenos tratos, que existen diferentes orientaciones e identidades sexuales o que no hay que burlarse de una compañera «por ser lesbiana o por tener dos papás».

   Sin embargo, para el PP esta norma es una «imprudencia». A través de su portavoz de Igualdad, Marta González, los ‘populares’ ha recriminado a la ministra que haya pedido la tramitación de urgencia para un texto «innecesario» e «inoportuno» que, según ha denunciado, no cuenta con informes de organismos ni expertos.

DUDAS SOBRE LA OBJECIÓN DE CONCIENCIA

   En este sentido, ha explicado que los profesionales sanitarios no lo apoyan. Tanto médicos como farmacéuticos, según ha explicado la diputada, denuncian un atentado contra la libertad de objeción de conciencia, tanto por las prácticas de aborto, en el caso de los primeros, como en de la dispensa de las píldoras del día después, los segundos.

    Los ‘populares’ creen también que el Gobierno convierte en una enfermedad el embarazo o que crea un «problema inexistente» con las bajas por reglas dolorosas.

   «El aborto es el resultado de la exaltación de la revolución sexual en sus más debastadores extremos», ha denunciado por su parte la portavoz de Vox en el debate, Lourdes Méndez, en su crítica a la educación sexual que se incluye en la norma. A su juicio, es «perverso despertar instintos sexuales sin haber desarrollado el cerebro», porque se «animaliza» a los niños y se les «convierte en esclavos de sus tendencias psicofísicas».

   Los de Santiago Abascal también han hablado de esta norma como una «salvajada» y han denunciado que provoca «estigmatización» a los profesionales objetores y que convierte a las mujeres en «enfermas crónicas» por tener la menstruación. Además, ha acusado al Gobierno de no ser coherente, al prohibir en esta ley únicamente la publicidad de la gestación subrogada y no la práctica en sí.

UNA LEY PARA LEGALIZAR LA GESTACIÓN SUBROGADA

   Precisamente, sobre gestación subrogada se ha centrado la intervención de la representante de Ciudadanos, Sara Giménez, ya que la formación ha presentado una enmienda a la totalidad a la ley del aborto con un texto alternativo de legalización de esta práctica.

   El objetivo de este movimiento, según ha indicado Giménez, es que se abra un debate en el Congreso sobre los derechos de los diferentes modelos de familia. Y, en este sentido, ha denunciado la «falta de humanidad» del Gobierno por «criminalizar a las familias de la gestación subrogada» y que estas no tengan «los mismos derechos» que el resto.

   Las enmiendas de PP y Vox solo han conseguido los votos de estas dos formaciones. También la de Ciudadanos ha contado con el único apoyo de los diputados de la formación naranja.

UNA LEY QUE «NO OBLIGA»

   A las posturas de ‘populares’ y Vox ha respondido el PSOE señalando que «la maternidad es una opción, no una obligación» y que esta reforma, además, «no obliga a las mujeres a abortar», sino que «ampara y protege» a quienes sí quieran hacerlo.

   Del mismo modo, ha defendido la necesidad del trámite urgente. «Llevamos mucho tiempo de retraso», ha lamentado la portavoz socialista en el debate, Susana Ros.

   De forma similar se ha expresado la representante de Bildu, Bel Pozueta, quien además ha criticado que PP y Vox lleguen a «priorizar las necesidades demográficas» del país «sobre el deseo y las realidades de las mujeres» en su rechazo al aborto. Su homóloga de ERC, Pilar Vallugera, por su parte, ha explicado que su partido tiene una «concepción de la vida» distinta a las derechas y ha defendido que la labor del poder legislativo es el de garantizar los derechos y libertades de los ciudadanos.

   Mientras, el PNV ha explicado que su postura es cercana a la Ley de 2010, conocida como ley de plazos, y ha llamado a mantener el consenso que se produjo en ese año para su aprobación. En este sentido, ha anunciado que pedirán cambios en la redacción presentada por Montero durante la tramitación de la norma.

   Finalmente, el diputado del BNG, Néstor Rego, ha denunciado que lo que consiguen PP y Vox con estas enmiendas es «alentar comportamientos sexistas» como «el de los pijos del colegio mayor» de Madrid que han gritado comentarios machistas.

Publicidad