El detenido por interrumpir una boda al grito de “Alá es grande”, ingresado en una Unidad Psiquiatría

El joven de 21 años que el pasado sábado fue arrestado por irrumpir al grito de “Alá es grande” en una boda en la Iglesia de San Pablo de Valladolid se encuentra en una Unidad de Psiquiatría, en libertad con cargos, han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

Fue este lunes cuando el joven, de nacionalidad marroquí, pasó a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Valladolid, donde no prestó declaración ya que, según el informe del médico forense, no se encontraba en condiciones de salud para hacerlo.

Ante esta situación, se acordó su traslado a una Unidad de Psiquiatría con el fin de efectuar una evaluación de su estado, determinar su diagnóstico y analizar un posible tratamiento, tras lo que se decidirá sobre su toma de declaración judicial.

Será investigado por la supuesta autoría de delitos de amenazas, desorden público, contra los sentimientos religiosos y daños

El Juzgado ordenó la libertad del arrestado, quien será investigado por la supuesta autoría de delitos de amenazas, desorden público, contra los sentimientos religiosos y daños.

El joven, M.K.K., que reside en Valladolid con un permiso de estudiante y no tiene antecedentes, irrumpió a gritos el pasado 3 de junio en la ceremonia religiosa, que se inició a las 18,30 horas, según informaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Valladolid tras el suceso.

El Cuerpo Nacional de Policía detuvo al supuesto autor y una dotación del equipo de desactivación de explosivos inspeccionó el templo, tras lo que pudo reanudarse la celebración.

Loading...