Inicio Sucesos El Gobierno prevé un aumento de la presión migratoria desde los países...

El Gobierno prevé un aumento de la presión migratoria desde los países del sur vecinos de la UE por la pandemia

Patera localizada en el mar de Alborán – SALVAMENTO MARÍTIMO – Archivo

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo

   MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) –

   El Gobierno prevé que la presión migratoria desde los países de la vecindad sur de la Unión Europea (UE) aumente como resultado de la pandemia del coronavirus. Según argumenta el Ejecutivo, «es previsible» que en esos países «se produzca un rápido incremento» de los contagios por COVID-19, teniendo en cuenta «la presencia de importantes concentraciones demográficas y la extrema debilidad de los sistemas de salud pública» de muchos de ellos.

    Así lo expone el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación en una respuesta parlamentaria recogida por Europa Press. «Las consecuencias de esta pandemia pueden ser devastadoras en lugares con sistemas económicos débiles y en ausencia de esquemas de protección social», sostienen el Ministerio dirigido por Arancha González Laya.

   En la respuesta escrita, fechada el pasado 11 de mayo, Exteriores destaca que en España, como frontera sur de la UE, «se está comprobando diariamente» que la presión migratoria «se mantiene» durante la pandemia. «Es previsible que esta presión se vea incrementada, como resultado de la pandemia, con las consiguientes repercusiones para nuestro país», avisa seguidamente.

   Según los datos oficiales más actuales, la pandemia ha frenado las llegadas irregulares a España. En concreto, unas 1.300 personas migrantes han entrado irregularmente durante el Estado de Alarma decretado el pasado 14 de marzo por la expansión del COVID-19 y hasta el 15 de mayor, frente a los 3.249 que lo hicieron en ese mismo periodo de 2019, lo que supone una bajada del 60% respecto a ese periodo del año pasado.

   En este tiempo de alarma, todas las formas de acceso al territorio español han experimentado un descenso: por tierra han disminuido un 87,7% respecto a 2019, y por mar han caído un 47,3%. Si bien, la ruta marítima hacia Canarias se ha cuadruplicado respecto al mismo periodo de 2019.

   De hecho, la canaria es la ruta que acapara la mayor parte de llegadas de personas migrantes de forma irregular, al suponer el 68% del total de las entradas ilegales. Además, la vía hacia las islas canarias aglutina el 75,3% de las 1.173 llegadas en patera durante la vigencia del Estado de Alarma.

   En el total acumulado del año, las cifras reflejan que las entradas irregulares han bajado un 31,7% respecto al año pasado. En los cuatro primeros meses y medio de 2020 han entrado irregularmente por tierra un 42,1% menos que en 2019, y por mar un 28,6% menos. Eso sí, la vía marítima hacia Canarias se ha incrementado un 542% respecto al año pasado.

AVISA DE «LA RADICALIZACIÓN DE SOCIEDADES FRÁGILES»

    Pero además del aumento de la presión migratoria a raíz de la crisis del COVID-19, Exteriores alerta de que si el impacto de la pandemia es «fuerte» en estos países del sur vecinos de la UE, «también es predecible la radicalización de estas sociedades frágiles, con consecuencias que podrían ser percibidas de inmediato».

   En este contexto, el Gobierno defiende la necesidad de «actuar con rapidez y atender las necesidades reales» de los «socios de la vecindad sur». Según incide Exteriores, esos países «son el primer pilar de la política de control de la migración».

   En este punto, Exteriores subraya que «la política de ayuda en materia de sanidad y la política migratoria son vasos comunicantes». Tal y como asegura, el fortalecimiento de la seguridad y estabilidad en la región mediterránea «no solo beneficia a los países de la región, sino que contribuye a una mayor seguridad y estabilidad en la propia Unión Europea y en cada uno de sus Estados Miembros».

   Así, recuerda que la UE lanzó el pasado 8 de abril una respuesta global a la pandemia en el que el apoyo a la Vecindad Sur «constituirá un elemento de especial relevancia dentro de todo el conjunto de compromisos que la UE asumirá globalmente».