El Gobierno valenciano pide la declaración de zona catastrófica

El Gobierno valenciano pedirá al Ejecutivo central la declaración de zona catastrófica para varios puntos de la Comunitat Valenciana que han sufrido las consecuencias del temporal de la ola de frío, bien en forma de fuertes rachas de viento, bien de lluvia, nieve o cortes de fluido eléctrico, entre otras consecuencias.

Según ha informado este lunes el president de la Generalitat, Ximo Puig, tras asistir al acto de presentación del Fondo de Cooperación Municipal, esta declaración se solicitará en las próximas horas, en cuanto se complete un inventario de daños que la Generalitat ya tiene avanzado. “Ha sido un temporal con muchas aristas y muy grave. Quiero destacar la potencia de la respuesta de las administraciones y el trabajo del personal de emergencias. Se ha demostrado que tenemos una capacidad de respuesta mayor que en otros ámbitos. No ha habido desgracias personales, lo cual significa que los ciudadanos han estado más concienciados”, ha agregado.

Puig ha anunciado que el Consell reclamará la declaración de “zona afectada gravemente por emergencia de protección civil”, que es la nueva denominación de la tradicionalmente conocida como “zona catastrófica”. “En la Comunitat se han dado todos los condicionantes. Hemos sufrido graves consecuencias como la regresión del litoral, destrozos en las playas y paseos o cortes de suministro eléctrico en el interior, entre otras”, ha señalado el president. “La nieve, que afortunadamente será útil tras años de sequía, ha sido una desgracia por el peso. Veinte torres de alta tensión se han caído, además de provocar cuantiosos destrozos en otro tipo de materiales”.

El president ha lamentado que “miles de personas se han quedado sin suministro eléctrico durante varios días” y “todavía hoy en gran parte de la comarca Utiel-Requena están con generadores”, de modo que “la recuperación total tardará unos cuantos días, si no semanas”. “Hay que tomar conciencia de que estas emergencias tienen que tener, sobre todo en el ámbito del suministro eléctrico, una respuesta más eficaz”, ha reclamado el jefe del Consell.

La petición de la declaración de zona catastrófica se hará “de forma inmediata”, según ha apuntado Puig, para que el próximo Consejo de Ministros la pueda aprobar. “Es un instrumento legal que permitirá a muchos valencianos resarcirse de las pérdidas sufridas”, como por ejemplo los derivados de los cortes de suministro eléctrico, ha apuntado el president, que han sido numerosos y han supuesto pérdidas cuantiosas en las zonas de Utiel-Requena y el Alto Mijares.

Además, ha anunciado que se van a poner en marcha las oficinas de atención a las reclamaciones, para que los ciudadanos puedan presentar sus reclamaciones a partir de esta semana. En este sentido, ha explicado que esta mañana ha hablado por teléfono con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en relación principalmente con los daños que ha sufrido el litoral valenciano, si bien éste ha ofrecido a Puig los medios nacionales para combatir las consecuencias de las nevadas en puntos del interior de la Comunitat.

Preguntado por los cortes al tráfico en la A-3 y el hecho de que miles de conductores se quedasen atrapados por las nevadas, Puig ha señalado que estos problemas son “responsabilidad de Fomento”, aunque ha insistido en que no quiere “confrontar administraciones” y ha reconocido que hubo incidentes que motivaron estos hechos, como la caída de torres eléctricas o camiones atravesados. “Ayer el director de la Agencia de Emergencias, José María Ángel, pidió comparecer en Les Corts para explicar la acción de la Generalitat durante el temporal. El Gobierno ha de hacer lo mismo”, ha concluido Puig.

El presidente de la Diputación de Castellón, presente en el mismo acto que Puig, ha advertido que los problemas más graves derivados del temporal en la provincia están relacionados con cortes de electricidad en el Palancia, la nieve en los núcleos más aislados y en prácticamente todo el litoral. Por su parte, el presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, ha apuntado que prácticamente toda la red de carreteras que gestiona la corporación está ya abierta y ha considerado como hecho más grave los cortes de fluido eléctrico en Utiel-Requena, algo “no imputable a la administración”, ha apuntado.

Loading...