El imán aclamado como héroe por proteger del lichamiento al agresor de Finsbury Park

El alcalde de Londres reconoce su valentía y asegura que es lo que espera «de un buen líder musulmán»

Un imán de la mezquita londinense de Finsbury Park, Mohammed Mahmoud, ha sido elogiado por su «valentía y coraje» al haber evitado que una multitud enfurecida agrediera y golpeara al conductor que ayer atropelló a varios peatones en Finsbury Park, al norte de Londres, cuando salían de la mezquita.

«Había una multitud que estaba intentando golpearle, podría haber resultado gravemente herido, así que apartamos a la gente», dijo el imán, que pocos minutos antes había dirigido las oraciones nocturnas. Mahmoud, líder del centro Muslim Welfare House, donde se ubica la mezquita, relató ante los medios cómo los testigos del atropello pararon a una furgoneta de la policía que pasaba por la zona para que arrestaran al autor del ataque, que había sido inmovilizado en el suelo por otras tres personas. Al preguntarle por la descripción del atacante, el líder religioso indicó que “era blanco”, pero “no podría decir de dónde era”, y añadió que iba desarmado.

Algunos testigos relataron a CNN que el conductor de la camioneta fue obligado a bajar, cayó al suelo y comenzó a ser golpeado por la multitud. Toufik Kacimi, director ejecutivo de la Casa de Bienestar Musulmana, un centro comunitario y mezquita ubicado muy cerca de la escena de los hechos, cuenta que el imán «fue rápidamente hasta allá y agarró al tipo porque la gente allí estaba tratando de pegarle y de patearlo. Pero él (el imán) lo salvó y lo mantuvo seguro hasta que la Policía llegó»

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, aseguró a Sky News que las acciones del imán para “calmar los ánimos” es lo que él esperaba «de un buen líder de fe, de un buen líder musulmán».

«Somos personas tranquilas»

Sobre el hombre que murió tras el atropello, el imán puntualizó que había perdido la conciencia poco antes y que varias personas habían acudido a atenderle. Cuando la furgoneta se abalanzó sobre los fieles, el hombre había recuperado otra vez la conciencia, según Mahmoud, que rehusó concretar si su muerte fue consecuencia directa del ataque. «El análisis del forense deberá dictaminar cómo murió», subrayó el imán.

«La comunidad de Finsbury Park es un grupo de personas muy tranquilas, que no son conocidas por la violencia. Nuestras mezquitas son increíblemente pacíficas y puedo asegurar que haremos todo lo que esté en nuestra mano para calmar cualquier tensión», resaltó Mahmoud.

El líder religioso condenó el “trágico y bárbaro” ataque terrorista de anoche y también reprobó el atentado del 3 de junio en el que tres hombres atropellaron a los viandantes en el puente de Londres y acuchillaron después a otras personas en el mercado de Borough, con un total de ocho víctimas mortales. «El ataque del puente de Londres fue obviamente un ataque terrorista, que también condenamos. Solo esperamos que en estos tiempos trágicos la gente pueda estar unida», recalcó el imán.

Para Mahmoud, la acción contra los fieles de la mezquita de Finsbury Park «quizás es la prueba de la demonización que se ha hecho de la comunidad musulmana». «Aquellos que quieren dividir este país y esta gran ciudad han tenido éxito de algún modo, al haber influenciado a los más vulnerables e impresionables para pensar que somos gente bárbara, que nos gusta derramar sangre y que debemos ser eliminados y exterminados», concluyó.

Loading...