El Ministerio de Educación pide “unidad” y “altura de miras” para alcanzar el Pacto este curso

Publicado 04/09/2017 12:00:18CET

   MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) –

   El secretario de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Marcial Marín, ha pedido a la comunidad educativa y grupos políticos “unidad” y “altura de miras” para acordar este curso el Pacto Social y Político por la Educación, que servirá de base para una nueva ley educativa “perdurable y que aporte estabilidad y calidad necesarias” al sistema.

   Así lo ha indicado en declaraciones a Europa Press el ‘número dos’ de Educación con motivo del inicio del curso académico esta semana en varias comunidades autónomas y el arranque en los próximos días de la Subcomisión parlamentaria para el pacto educativo, en la que los grupos tienen que consensuar un documento de mínimos para enviar al Gobierno.

   “Desde el pasado mes de febrero, todos los agentes implicados en el Pacto educativo han ido elaborando un diagnóstico del estado de la educación en nuestro país, que nos permitirá seguir avanzando en ese espíritu de acuerdo sobre una de las claves de nuestro presente y futuro, en el camino de la formación y preparación de los más jóvenes, que son a quienes debemos el esfuerzo de la unidad y de la altura de miras para hacer una Ley Educativa perdurable y que aporte la estabilidad y calidad necesarias”, ha subrayado.

   Marín ha afirmado que con la ‘vuelta al cole’ se “llenan de vida” los colegios e institutos con los más de ocho millones de alumnos y 700.000 profesores de toda España y ha reiterado su deseo de que este curso escolar 2017-2018 sea “el del consenso, acuerdo y el de caminar juntos en torno a la educación”.

   No sólo alumnos y profesores vuelven a las clases. También los políticos se incorporan a sus escaños para dar cumplimiento al compromiso adquirido con la sociedad española de lograr el consenso en materia de educación.

   Representantes de la comunidad educativa, que han vertido sus propuestas en cerca de ochenta comparecencias en la Comisión de Educación, están ahora a la espera de ver qué hacen con ellas los grupos del Congreso. Además, los consejeros de Educación autonómicos tienen que hacer sus aportaciones este mes de septiembre en el Senado.

   Cuando finalicen estas intervenciones, los diputados de la Subcomisión parlamentaria tienen el cometido de redactar un documento de mínimos para enviárselo al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, cuyo responsable, Íñigo Méndez de Vigo, se ha comprometido a tomarlo como base para la redacción de una nueva ley educativa, la octava de la democracia, con la diferencia de que esta sería, en principio, el resultado de un consenso previo social y político.

DISTINTAS LECTURAS DEL ARTÍCULO 27 DE LA CONSTITUCIÓN

   Los seis primeros meses de comparecencias de expertos y representantes de organizaciones educativas –patronales, padres, profesores, sindicatos, alumnos– han servido a los portavoces parlamentarios para manifestar su opinión sobre determinados temas.

   El que más debate ha suscitado, y sobre el que parece que hay una gran divergencia de posturas, se centra en la interpretación del artículo 27 de la Constitución Española sobre el derecho a la educación y la libertad de enseñanza y cómo se aplica este principio en la defensa o no de la red concertada.

   Mientras para el PP el artículo 27 es su principal ‘línea roja’ en las negociaciones, y señala que la existencia de la concertada responde a este derecho constitucional porque la demandan las familias, Podemos y PSOE acusan a los ‘populares’ de hacer una lectura sesgada de la Carta Magna. Ambas formaciones quieren reducir la oferta de conciertos y, en concreto, Podemos quiere su desaparición.

   Para Ciudadanos, el debate no es tal y defiende la coexistencia de la red pública y la concertada, pero le parece que lo que hay que abordar es el modelo de financiación de esta última.

EL “OTOÑO CALENTITO” DEL PSOE Y EL PLURILINGÜISMO VALENCIANO

   Antes de que el Congreso fije el calendario de trabajo de la Subcomisión para el Pacto, el PSOE ha salido a escena para anunciar un “otoño calentito” con varias iniciativas legislativas, sin esperar a debatirlas en el foro que esta formación política junto con PP y Ciudadanos se han dado para reformar el sistema educativo.

   Los socialistas creen que sus proposiciones de ley, relativas a limitar los conciertos o quitar el carácter evaluable a la asignatura de Religión, entre otras, son compatibles con los trabajos para el Pacto, y han defendido que son temas que requieren de cierta urgencia para evitar los “efectos devastadores” de la LOMCE.

   Este anuncio ha sido duramente contestado por el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, que ha pedido “seriedad” a la formación liderada por Pedro Sánchez y le ha reprochado que sus anuncios sólo no “solamente traen intranquilidad a familias y profesores”. También desde Ciudadanos han acusado al PSOE de “irresponsable” y le han pedido “lealtad”.

   Una de las polémicas del nuevo curso se encuentra en la Comunidad Valenciana, con motivo de la suspensión cautelar del ‘decreto de plurilingüismo’ aprobado por el Ejecutivo de Ximo Puig (PSOE-Compomís) y recurrido por la Diputación de Alicante (PP), y la aprobación el pasado viernes 1 de septiembre de un nuevo decreto ley, que esquiva la decisión judicial, y que va a afectar sólo a los alumnos de tres años.

Loading...