El Papa pide perdón a las víctimas de abusos por pedirles “pruebas” contra el obispo Barros

22
Publicado 22/01/2018 19:09:56CET

ROMA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) –

El Papa Francisco ha pedido perdón a las víctimas de abusos por pedirles “pruebas” contra el obispo de Osorno (Chile), Juan Barros, acusado de encubrir abusos sexuales a menores por parte del clero en Chile, y ha reconocido que se equivocó al utilizar este término que ha cambiado por “evidencias”. Así lo ha indicado durante el vuelo de regreso a Roma tras su viaje a Chile y Perú.

“¿Qué sienten los abusados? Y con esto debo pedir disculpas, porque la palabra ‘prueba’ ha herido a muchos abusados: ‘Ah, ¿yo tengo que ir a buscar la evidencia de esto?’. No. Y les pido perdón si les he herido sin darme cuenta”, ha subrayado, en referencia a las declaraciones que hizo a los medios locales el pasado jueves 18 de enero justo antes de comenzar la misa celebrada en honor de Nuestra Señora del Carmen, Madre y Reina de Chile, en el Campo Lobito de Iquique (Chile).

En aquella ocasión, tachó de “calumnias” las acusaciones que pesan contra el prelado de encubrir abusos sexuales a menores por parte del clero en Chile. “No hay una sola prueba en su contra, todo es una calumnia. ¿Está claro?”, indicó.

Sin embargo, en el vuelo, Francisco ha precisado que la palabra ‘prueba’ le jugó una “mala pasada” pues “generó confusión” e hirió la sensibilidad de las víctimas de abusos, pues entendieron que el Papa les pedía pruebas que en la mayoría de ocasiones no tienen. Por ello, ha cambiado el término por “evidencias”.

“El caso de Barros se estudió, se reestudió, y no hay evidencias. Es lo que quise decir. No tengo evidencias para condenar. Y ahí si yo condenara sin evidencias o sin certeza moral, cometería yo un delito de mal juez”, ha puntualizado. Si bien, se ha mostrado “convencido de que es inocente”.

En todo caso, ha reiterado su condena a los abusos sexuales a menores por parte de miembros del clero y ha recordado que en Chile recibió a algunas víctimas de abusos. “Saben que empezó el papa Benedicto XVI con la tolerancia cero y yo seguí con esa tolerancia cero”, ha asegurado.

Preguntado sobre el caso el escándalo de abusos cometidos dentro del Sodalicio de Vida Cristiana, que fue intervenido por el Vaticano antes que el Pontífice iniciase su sexto viaje a América Latina, el Papa ha reconocido que “hay casos de corrupción en la Iglesia” y que uno de ellos fue dentro de esta organización religiosa.

Así, ha explicado que el fundador de este movimiento católico peruano, Luis Fernand Figari, al que se le acusaba de abusos sexuales a menores y manipulación, fue enviado a juicio por la Justicia vaticana y aunque no fue expulsado del Sodalicio, se le condenó a vivir solo en Roma.

“Él se declaró inocente y apeló a la signatura apostólica, la suprema corte de justicia del Vaticano, y ahora la causa está en apelación y (la sentencia) va a salir en menos de un mes”, ha declarado el Papa. También ha comentado “que al no ver las cosas claras se hizo ayudar de dos asesores económicos” y por ello comenzó la intervención.

El Papa también ha condenado la corrupción y ha alertado de que una vez que se empieza a ser corrupto es difícil volver atrás. “Yo no tengo miedo al pecado, tengo miedo a la corrupción”, ha concretado.

POLÍTICAS LIBERALES QUE LLEVAN A MAYOR POBREZA

Sobre Chile, que en 20 años ha reducido el nivel de pobreza del 40 al 11 por ciento, el Papa ha opinado sobre las políticas liberales y ha precisado que, acerca del liberalismo, es necesario estudiar bien los casos y el de Chile no lo conoce.

“Hay otros países de Latinoamérica con políticas liberales que llevaron al país a una mayor pobreza. No sabré que responder porque no soy técnico en esto, pero en general, una política liberal que no incluye a todo el pueblo, es selectiva, lleva para abajo”, ha avisado.

En cuanto a su viaje a Chile, el Papa ha afirmado que es “un cuento chino” que su visita a este país haya movido a poca gente. “Yo de Chile me vine contento, no esperaba tanta gente en la calle. Y eso, no pagamos la entrada. O sea, esa gente no fue pagada ni llevada en colectivo. La espontaneidad de la expresión chilena fue muy fuerte”, ha destacado.