El temporal azota el interior de Girona

Las intensas lluvias han generado riadas inéditas en algunos puntos de la provincia gerundense, sobre todo en la comarca del Gironès. Municipios totalmente desbordados de agua, vehículos inmovilizados por avenidas torrenciales, árboles derribados, calles cortadas, contenedores arrastrados, desprendimientos…Hacía décadas que los ciudadanos no vivían una situación parecida.

Los bomberos han recibido una cincuentena de avisos en una hora y medía por inundaciones de calles y bajos de viviendas. La mayoría se ha concentrado en Girona, Sant Julià de Ramis y Celrà. En la zona de Campdorà los Bomberos han rescatado a dos mujeres atrapadas en el coche entre un desprendimiento y un canal. También han tenido que evacuar la escuela de Medinyà, que ha quedado inundada.

La acumulación de agua ha obligado a cortar la N-II entre Sant Julià de Ramis y Medinyà. Lo mismo ha sucedido en la carretera GI-514, en Medinyà. El temporal también ha obligado a detener el tránsito en la C-66, en su paso por Celrà. Otra calle gerundense, la GI-643, ha sido cortada por las tareas de retirada de un vehículo que se ha accidentado, mientras en la AP-7 se han formado kilómetros de retenciones.

El episodio de tormentas ha empezado este mediodía de viernes de una “forma estática”, según el Servei Meteorològic de Catalunya, con tempestad en el interior del Alt Empordà y el noreste de la Garrotxa, sin afectaciones graves. Se ha ido intensificando a medida que avanzaba la tarde descargando fuertes granizadas en el norte de la comarca del Gironès. En la ciudad de Girona, el chubasco ha dejado 25 mm en 30 minutos. Alrededor de las 18 horas las lluvias han empezado a desplazarse hacia el este del Gironès y el oeste del Baix Empordà.

Loading...